Hasta cinco años de prisión podría recibir el responsable o los responsables de envenenar a los perritos Athos y Tango, de acuerdo con el Código Penal del Estado de Querétaro. Athos, dedicado al rescate, y su compañero Tango murieron tras consumir salchichas envenenadas en Querétaro, informaron a través de redes sociales.

El equipo USAR (Búsqueda y Rescate Urbano, por sus siglas en inglés) lamentó la pérdida de Athos, quien era miembro de su fuerza.

El crimen está siendo investigado

El responsable este hecho podría recibir prisión y una multa económica, así lo estipula el Capítulo II de Delitos contra los Animales en el Artículo 246-D Bis, en el que se señala que al que realice actos de crueldad o los promueva en contra de animales domésticos, silvestres o ferales que les provoque la muerte, se impondrá de 3 a 5 años de prisión y de 500 a 700 veces el valor diario de la UMA (un UMA equivale a 89.62 pesos), o 180 días de trabajo en favor de la comunidad.

De acuerdo a la Ley de Protección Animal del Estado de Querétaro en su Capítulo Tercero sobre la crueldad, maltrato y sacrificio de animales, considera como conductas crueles o de maltrato hacia los animales en su artículo 14 el provocarles la muerte fuera de la manera autorizada por la Ley y en cualquier caso, empleando medios o substancias que prolonguen su agonía o produzcan dolor.

En días pasados, elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Querétaro realizaron un cateo dentro del domicilio de un hombre a quien se identificó como el probable responsable de la muerte de los canes.

Vil asesinato

La FGE informó que durante la búsqueda, se lograron recabar algunos indicios que podrían ayudar con la investigación. No obstante, el sospechoso del envenenamiento no se encontraba dentro del hogar.

De acuerdo con un comunicado del organismo, las investigaciones comenzaron después de que el pasado miércoles, el cuidador de Athos y Tango denunciara su asesinato. “En atención a la denuncia, la madrugada de este viernes se realizó un acto de investigación de cateo en la colonia Panamericano, en la capital del estado. Se recabaron indicios sobre el hecho y datos de identificación del posible imputado, quien no se encontraba en el domicilio”, informó.

Athos, el perro rescatista que ayudó a salvar la vida de muchas personas en varias ocasiones, entre ellas el terremoto del 19 de Septiembre, y Tango, can rescatista de la Cruz Roja, murieron tras comer salchichas envenenadas que fueron lanzadas a su casa en Querétaro.

El dolor de sus compañeros humanos

A través de redes sociales el equipo USAR (Búsqueda y Rescate Urbano, por sus siglas en inglés) lamentó los hechos y extendió su pésame a su dueño y rescatista, Edgar Martínez.

“Athos, ese era su nombre de raza Border Collie y generó empatía con todo nuestro equipo, nunca hubo nadie que no sonriera y se acercara a acariciarlo, hasta aquellos que no confiaban en los perros lo hacían, porque así era él, se ganaba el corazón de todos con sus habilidades, su cara atenta y siempre listo a entrar en acción”, recordó.

Narró que cuando escuchaba la palabra “busca”, Athos se lanzaba al rescate sin pensarlo dos veces, sin medir el peligro, pues no lo veía como un trabajo, sino que lo hacía con el corazón, para poder ayudar a las personas atrapadas que esperaban a ser localizadas.

Arriesgaron sus vidas para salvar humanos

“Irónicamente como siempre es la vida, un humano le quitó la vida, lo ASESINÓ arteramente, sin saber todo lo que nuestro compañero especialista ha hecho por otros seres humanos y lo que podría hacer en el futuro incluso por la misma persona que hoy lo ha matado”.

Aseguró que no hay una forma exacta de describir el dolor de su pérdida, ya que han perdido un compañero incondicional y a un especialista que dedicó su vida a servir sin pedir nada cambio, que además, en sus búsquedas sus patas sufrieron heridas por pisar escombros, pero aún así continuó.

Lamentablemente también Tango, otro perrito que era miembro de la Cruz Roja murió envenenado tras comer salchichas envenenadas. Él era un can de asistencia que ayudaba a las personas, y que tras su servicio fue adoptado por la familia de Edgar Martínez que siempre lo quiso. Lamentablemente, falleció del mismo modo que su compañero, Athos.

Fuente: https://www.eluniversalqueretaro.mx/, https://www.infobae.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.