El número de tortugas verdes sigue aumentando en un grupo de islas donde la especie ha estado protegida durante más de 50 años, según muestra una nueva investigación. Las tortugas fueron cazadas en el atolón de Aldabra en las Seychelles hasta que se prohibió en 1968.

Se ha rastreado la población estimando cuántas nidadas de huevos se ponen, y esa cifra ha aumentado de 2000 a 3000 por año a fines de la década de 1960 a más de 15.000 por año en los últimos datos (2014-19). El estudio fue realizado por un equipo de investigadores de la Fundación de las Islas Seychelles con el apoyo analítico de la Universidad de Exeter.

Estuvieron al borde del abismo

«Las tortugas verdes han sufrido una disminución histórica masiva de la población debido a la captura intensiva de hembras que anidan», dijo el autor principal Adam Pritchard, del Centro para la Ecología y la Conservación de la Universidad de Exeter. «El atolón de Aldabra fue el primer sitio de anidación de tortugas verdes que se protegió en el Océano Índico occidental, con una prohibición de captura de tortugas en 1968, seguida de un seguimiento continuo a largo plazo por parte de los investigadores de la Fundación de las Islas Seychelles».

El profesor Brendan Godley, que ayudó a supervisar la investigación, agregó: «Ha sido un honor apoyar el análisis de las décadas de trabajo del equipo de Seychelles. El aumento continuo de la población de tortugas verdes de Aldabra es testimonio de la protección a largo plazo y ofrece algunos evidencia clara del hecho de que podemos ser optimistas sobre la conservación marina bien promulgada».

Los resultados del estudio revelan que las nidadas de tortugas verdes han aumentado en Aldabra un 2,6% por año en general, con el mayor aumento en Settlement Beach en Picard, donde históricamente la explotación de hembras anidadoras fue la más intensa.

Importante recuperación

La coautora Cheryl Sánchez, quien actualmente está haciendo un doctorado sobre las tortugas de Aldabra, dijo: «Este estudio demuestra la importancia del monitoreo a largo plazo, que a menudo se considera menos glamoroso y valioso que la investigación específica. Se han necesitado décadas de compromiso incansable para recopilar los datos para confirmar este aumento, y la previsión para proteger a la población anidadora antes de que fuera demasiado tarde. Las tortugas verdes de Aldabra deberían continuar siendo una increíble historia de éxito en conservación que podemos seguir en las próximas décadas».

Las cifras del estudio confirman a Aldabra como la segunda colonia de tortugas verdes monitoreada más grande de la región. La investigación también muestra la considerable contribución de Aldabra al número regional de tortugas verdes y demuestra claramente los beneficios de la protección y el monitoreo a largo plazo. Además, dado que la población de estas tortugas sigue estando muy por debajo de las cifras de población estimadas antes de la explotación, es probable que el aumento continúe.

El estudio fue publicado en la revista Endangered Species Research bajo el título: «La recuperación de la población de tortugas verdes en el atolón de Aldabra continúa después de 50 años de protección».

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.