Las inundaciones anegan hoy más de medio centenar de poblaciones en el estado australiano de Victoria y vuelven a empantanar partes de Queensland cuando todavía no se ha recuperado de las graves inundaciones de la semana pasada. Varios millones de australianos se encuentran afectados por esta situación que comenzó a finales de noviembre y que desde entonces ha causado 31 muertos y una docena de desaparecidos.

Las autoridades calculan que los daños rondarán los 20.000 millones de dólares, una cifra cuatro veces más alta que la manejada hace dos semanas, y advierten que pasarán más de dos años antes que el estado de Queensland, el más afectado, pueda recuperarse.

Evacuaciones masivas

Torrentes de agua, resultado de las precipitaciones caídas los días pasados, descienden por el norte y el oeste en Victoria, en el sureste de Australia, donde más de 60 poblaciones, que abarcan un 25 por ciento del territorio, están afectadas. Las autoridades han pedido a los residentes que se refugien en otras localidades seguras ahora que todavía pueden, porque las inundaciones van a durar varios días y será difícil hacerles llegar provisiones.

En el norteño pueblo de Kerang, a 300 kilómetros al norte de Melbourne, la capital del estado, el agua del río Loddon amenaza con derribar los diques de contención, que se han agrietado, por lo que los servicios de emergencia procedieron hoy una evacuación masiva.

Se desconocen las consecuencias

La situación en Kerang, al igual que en la localidad de Warracknabeal, a 180 Km al oeste de la anterior, ha despertado el interés de los expertos, porque es la primera vez que se recoge tal cantidad de agua en la zona y se desconocen cuáles pueden ser las consecuencias.

En el estado de Queensland, en el noreste del país, la localidad de Rockhampton, con unos 70.000 habitantes y que no hace ni 20 días sufrió las peores inundaciones que recuerdan sus vecinos, volvió a quedar hoy anegada. Además, la alerta continúa en una amplia región del noreste de Queensland que ya fue inundada a principios de año.

Poco duró en Rockhampton el anuncio hecho el martes por su alcalde, Brad Carter, acerca del restablecimiento de la normalidad y que había dado comienzo la etapa de reconstrucción y rehabilitación. La jefa del Gobierno de Queensland, Anna Bligh, advirtió hoy que habrá más condiciones adversas en los próximos meses, por lo que el final de las inundaciones no será inmediato.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.