La escasez de agua está afectando en la actualidad a más de 3 mil millones de personas en todo el mundo, ya que la cantidad de agua dulce disponible para cada persona se ha desplomado en una quinta parte en dos décadas, según muestran los datos.

Aproximadamente 1.500 millones de personas sufren una grave escasez de agua o incluso sequías, ya que una combinación de la degradación climática, el aumento de la demanda y la mala gestión han hecho que la agricultura sea cada vez más difícil en distintas zonas del mundo.

Escenario preocupante

La ONU advirtió este jueves que miles de millones de personas enfrentarían hambre y una escasez crónica generalizada de alimentos como resultado de la falta de conservación de los recursos hídricos y de abordar la crisis climática.

Qu Dongyu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), dijo: “Debemos tomarnos muy en serio tanto la escasez de agua basada en el desequilibrio entre la oferta y la demanda de recursos de agua dulce y la escasez reflejada en patrones de lluvia inadecuados, porque ahora son la realidad con la que todos vivimos… La escasez de agua y la escasez en la agricultura deben abordarse de inmediato y con valentía».

Dijo que los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, que incluyen erradicar el hambre y mejorar el acceso al agua potable, aún estaban al alcance, pero que queda mucho por hacer para mejorar las prácticas agrícolas en todo el mundo y gestionar los recursos de manera equitativa.

Una buena gestión de los recursos es clave

El informe titulado “El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2020” de la organización encontró que 50 millones de personas en el África subsahariana viven en áreas donde la sequía severa tiene efectos catastróficos en las tierras de cultivo y pastizales una vez cada tres años. Más de una décima parte de las tierras de cultivo de secano del mundo sufren sequías frecuentes, al igual que aproximadamente el 14% de las tierras de pastoreo del mundo.

La agricultura de secano representa el 60% de la producción agrícola mundial y el 80% de la tierra cultivada, y el resto se beneficia del riego. Sin embargo, la irrigación no es una panacea: más del 60% de las tierras de cultivo irrigadas en todo el mundo padecen un alto estrés hídrico. El riego del tipo incorrecto puede desperdiciar agua, agotar los recursos no renovables como los acuíferos subterráneos, y una mala gestión puede hacer que algunos agricultores pierdan recursos hídricos, por ejemplo, en el caso de las granjas aguas abajo, si los ríos y las vías fluviales se secan por riego aguas arriba.

Los sistemas de riego a pequeña escala y dirigidos por agricultores a menudo son más eficientes que los proyectos a gran escala, encontró el informe. Los esquemas a gran escala financiados por el estado en Asia, por ejemplo, se han basado en aprovechar directamente las aguas subterráneas, ejerciendo una presión excesiva sobre ese recurso. Pero los pequeños agricultores de todo el mundo se enfrentan a dificultades adicionales, como la falta de una tenencia segura de los derechos de agua y el escaso acceso a financiación y crédito.

El 1% de las granjas explota el 70% de las tierras

Investigaciones independientes han demostrado recientemente que las tierras agrícolas del mundo se concentran cada vez más en menos manos, con grandes empresas y propietarios internacionales que se hacen cargo de franjas de producción, mientras que los pequeños agricultores, cuyas granjas a menudo se administran según líneas más sostenibles desde el punto de vista ambiental, son cada vez más expulsados. Aproximadamente el 1% de las granjas del mundo explota el 70% de las tierras agrícolas del mundo.

La producción de alimentos debe cambiar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y tratar de evitar el colapso climático, pero incluso esto no es sencillo, advirtió la FAO. “A medida que el mundo aspira a adoptar dietas saludables, a menudo compuestas por alimentos con un uso relativamente intensivo de agua, como legumbres, nueces, aves y productos lácteos, el uso sostenible de los recursos hídricos será cada vez más crucial”, dijo Qu, quien fue ministro de agricultura y asuntos rurales de China. “La agricultura de secano proporciona la mayor parte de la producción mundial de alimentos. Sin embargo, para que continúe haciéndolo, debemos mejorar la forma en que administramos los recursos hídricos de las lluvias limitadas».

Las cosechas mundiales de este año han sido en general buenas, con algunas excepciones, pero algunas zonas de África siguen amenazadas por graves problemas alimentarios.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.