Treinta y cuatro presos mapuches en Chile tienen más de 70 días en huelga de hambre. La protesta comenzó con el objetivo de denunciar el uso por parte del Gobierno chileno de legislación antiterrorista para criminalizar los intentos de los mapuches de recuperar su tierra ancestral. Aunque los mapuches sólo pudieron ser conquistados en el siglo XIX después de muchos años de resistencia, desde entonces la mayoría de sus tierras ha sido confiscada por empresas madereras y ricos terratenientes.

Hace unos días, cuatro diputados chilenos que visitaban a los presos en la cárcel anunciaron que se unirían a la huelga de hambre. La decisión de perseguir a los mapuches según la estricta legislación antiterrorista chilena significa que pueden quedar detenidos indefinidamente, ser juzgados por un tribunal militar y recibir sentencias más duras que en un caso visto en una corte civil.

El gobierno no responde claramente

En lo que supone una tardía respuesta a la huelga de hambre, el presidente chileno Piñera ha propuesto algunas modificaciones de la legislación antiterrorista. Hace dos años Chile ratificó la legislación más importante en materia de pueblos indígenas, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, pero apenas ha progresado en su implementación. En declaraciones a radio Biobío, el werken (vocero) Rodrigo Curipán dijo en nombre de los huelguistas de la cárcel de Angol que no participarán en la mesa de dialogo que instalará el gobierno en el cerro Ñielol, en la Araucanía, porque “no tiene relación directa con los días de ayuno”.

Según Curipán, la mesa de dialogo es “sólo una maniobra comunicacional del gobierno para hacer creer a la opinión pública que están dispuestos a conversar”. El vocero añadió que los 11 presos de Angol mantendrán la huelga de hambre pese a los informes de médicos de la Cruz Roja que revelaron un deterioro en su estado de salud.

Fuentes: survival.es, accionpropaganda.org, Ansa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.