¿Inteligencia animal?, claro que sí, la necesidad es la madre de todos los inventos y soluciones. En Suiza un pequeño oso se encaramó a lo alto de un árbol y no pudo bajar.

Su preocupada madre trató de sacudir el árbol para ayudarle, pero en vano. Al final ella misma se subió y logró romper el árbol con mucho cuidado salvando al cachorro de esta peculiar “trampa”.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.