El índice de extinción de anfibios, aves y mamíferos que habitan los bosques podría bajar en un 80% en cinco años si se aprobara el plan de reducción de emisiones de deforestación y degradación (REED+) que se debate en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático.

“Si se contara con la financiación necesaria para apoyar la reducción de emisiones resultante de la deforestación” los índices de extinción de miles de especies de anfibios, aves y mamíferos que habitan los bosques podrían reducirse entre un 46 y un 80% en cinco años, dijeron expertos internacionales.

Bosques tropicales con mayor riesgo

El estudio considera que las especies de bosques tropicales, que forman aproximadamente dos tercios de todas las especies terrestres conocidas, están cada vez más amenazadas por la deforestación ocasionada por la conversión de los suelos y la consecuente pérdida de hábitat.

Mientras tanto, se estima que la reducción y la quema de los bosques tropicales contribuyen con alrededor del 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático. “Lo que esta investigación nos dice es que REDD+ puede ser una solución para la protección de nuestro clima y la preservación de la biodiversidad en la que todos salen ganando”, dijo el científico Jonah Busch, autor principal del informe, y economista climático y forestal de Conservation International.

El documento concluye con un llamado a los participantes y observadores de las negociaciones climáticas en Cancún a que colaboren y aseguren que las negociaciones den como resultado un mecanismo REDD+ que sea completamente financiado, y diseñado para incentivar una amplia participación.

¿Qué es el REDD?

El REDD –reducción de emisiones producidas por la deforestación y la degradación forestal en los países en desarrollo– es un mecanismo que se ha propuesto para mitigar el cambio climático, el cual busca reducir las emisiones de gases de invernadero mediante el pago a las naciones en desarrollo para que detengan la tala de sus bosques. La deforestación de los trópicos produce entre el 12 y el 17 por ciento de las emisiones de gases de invernadero de origen antrópico, lo cual representa una proporción mayor que la causada por la suma de todos los automóviles, camiones, barcos, aviones y trenes del planeta.

Existe un amplio consenso de que un mecanismo REDD apropiadamente diseñado constituye una medida efectiva desde el punto de vista costo-beneficio, que simultáneamente sirva para que se conserven las selvas, se frene el cambio climático, se proteja la biodiversidad, se impulse el desarrollo sustentable y se mantengan los importantes servicios ecológicos proporcionados por los ecosistemas forestales saludables. El concepto REDD ha ganado el apoyo de una amplia gama de intereses, incluyendo a conservacionistas, grandes empresas, científicos, gobiernos, agencias de desarrollo y algunos grupos ambientalistas y de defensa de los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, todavía persisten ciertas inquietudes acerca de la forma de implementación del REDD, así como sobre la distribución equitativa de los beneficios entre los distintos actores involucrados.

En +Verde opinamos que es mejor buscar una autogestión innovadora que no dependa ni de la destrucción de los bosques ni del dinero de países extranjeros, lo mejor siempre es crear alternativas más allá de los intereses económicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.