Un estudio publicado esta semana en la revista Global Change Biology, encontró que estos ecosistemas no reconocidos pueden aliviar las condiciones de pH bajo o más ácido durante períodos prolongados de tiempo, incluso de noche en ausencia de fotosíntesis. El estudio descubrió también que los pastos pueden reducir la acidez local hasta en un 30 por ciento.

“Esta amortiguación devuelve temporalmente los ambientes de pastos marinos a las condiciones de pH preindustrial, como lo que el océano podría haber experimentado alrededor del año 1750”, dijo Tessa Hill, coautora del estudio y profesora de Universidad Davis de California en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetaria y el Laboratorio Marino Bodega.

Valiosos ecosistemas

Cuando la gente imagina pastos marinos, puede pensar en pastos viscosos que tocan los pies mientras se camina a lo largo de la costa. Pero una mirada más cercana a estos prados submarinos revela un ecosistema activo y vibrante lleno de sorpresas.

Tortugas marinas, rayas murciélago, tiburones leopardo, peces, focas de puerto, caballitos de mar, babosas marinas de colores, son solo algunas de las criaturas que visitan los ecosistemas de pastos marinos en busca de alimento y hábitat. Son zonas de cría de especies como el cangrejo Dungeness y la langosta espinosa, y muchas aves visitan estas praderas específicamente para cenar en lo que hay debajo de su hierba.

“Es un bosque marino sin árboles”, dijo la Dra. Aurora M. Ricart, autora principal del estudio. “La escala del bosque es menor, pero toda la biodiversidad y la vida que hay en ese bosque es comparable a la que tenemos en los bosques terrestres”.

Mejoran el PH de los océanos

Para el estudio, los científicos desplegaron sensores entre 2014 y 2019, recolectando millones de datos de siete praderas de pastos marinos que se extienden desde el norte hasta el sur de California. Estos incluyen Bodega Harbour, tres ubicaciones en Tomales Bay, además de Elkhorn Slough, Newport Bay y Mission Bay.

La amortiguación se produjo en promedio el 65 por ciento del tiempo en estas ubicaciones, que iban desde reservas casi vírgenes hasta puertos, marinas y áreas urbanas en funcionamiento. A pesar de ser la misma especie, el comportamiento y los patrones de la hierba marina cambiaron de norte a sur, y algunos sitios aumentaron el pH mejor que otros. La época del año también fue un factor importante, con una mayor amortiguación durante la primavera, cuando los pastos eran altamente productivos.

Los pastos marinos absorben carbono de forma natural a medida que realizan la fotosíntesis cuando sale el sol, lo que impulsa esta capacidad de amortiguación. Sin embargo, los investigadores se preguntaron si los pastos marinos simplemente volverían a liberar este carbono cuando se ocultara el sol, cancelando el almacenamiento intermedio de ese día. Probaron esa pregunta y encontraron un hallazgo único y bienvenido:

“Lo que sorprende a todos los que han visto este resultado es que vemos efectos de mejora durante la noche y durante el día, incluso cuando no hay fotosíntesis”, dijo Ricart. “También vemos períodos de pH alto que duran más de 24 horas y, a veces, varias semanas, lo cual es muy emocionante”.

Ecosistemas en peligro

Bodega Harbor del norte de California y Tom’s Point dentro de Tomales Bay se destacaron por ser particularmente buenos para amortiguar la acidificación del océano. Identificar por qué y en qué condiciones sucede en diversos paisajes marinos sigue siendo una de las cuestiones que quedan por estudiar.

A nivel mundial, la acidificación de los océanos está aumentando mientras que los ecosistemas de pastos marinos están en declive. A medida que se emite más dióxido de carbono en el planeta, el océano absorbe aproximadamente un tercio. Esto cambia el equilibrio del pH del agua y puede impedir directamente la formación de conchas de especies como ostras, abulones y cangrejos.

“Ya sabíamos que los pastos marinos son valiosos por muchas razones, desde la mitigación del clima hasta el control de la erosión y el hábitat de la vida silvestre”, explica la Dra. Melissa Ward, investigadora estudiante graduada de UC Davis en el momento del estudio y actualmente investigadora postdoctoral en la Universidad Estatal de San Diego. “Este estudio muestra otra razón más por la que su conservación es tan importante. Ahora tenemos una pieza de evidencia para decir que la directiva del estado para explorar estas ideas para mejorar el PH de los océanos es un hilo valioso a seguir y merece más trabajo”.

Fuente: https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.