[dropcap]L[/dropcap]os lenguajes del planeta tienen una tasa de extinción equivalente a la de animales y plantas, pero además están concentrados en las mismas áreas donde la biodiversidad es mayor.

Por ello, según un estudio publicado en la revista de la Academia de Ciencias Norteamericana (PNAS), salvando la flora y la fauna se preservan también las lenguas del mundo. Ambiente y lenguaje tienen una relación más estrecha de lo conocido hasta ahora.

Preservar hábitats y cultura

Un grupo de investigadores encabezados por Larry Gorenflo, de la Penn State University, estudió la biodiversidad «lingüística» de 35 lugares bautizados «hot-spots» que, aunque comprenden solo el 2,3 por ciento de la superficie de la tierra, tienen más de la mitad de las plantas vasculares y el 43 por ciento de los vertebrados conocidos.

En estas zonas, presentes en todos los continentes excepto la Antártida, el censo relevó la presencia de 3.202 lenguajes distintos, casi la mitad de todos los hablados, y en su mayoría hablados por núcleos de muy pocas personas.

Extendiendo el estudio a las zonas «ricas en biodiversidad» -una definición que comprende el 6% de la superficie terrestre, que contiene el 17% de la flora y el 6 por ciento de la fauna- se encuentran otros 1.622 lenguajes.

[quote]»Tal como en la pérdida de especies, también la los lenguajes puede tener efectos profundos», explicó el investigador, subrayando que «si desaparecen las lenguas, se pierden informaciones ambientales muy importantes». «Es preciso intentar preservar los hábitats junto con su cultura», agregó.[/quote]

Fuente: ANSA, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.