El derretimiento del hielo ártico obliga a los osos polares a realizar un largo viaje, en el cual muere la mitad de sus descendientes, informaron los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

“El cambio climático obliga a los osos a nadar más lejos en busca de alimentos y un lugar más apropiado para vivir”, dijo el experto en osos polares de la WWF, Geoff York.

Obligados a nadar largas distancias

Un equipo de investigadores, dirigido por el biólogo Anthony Pagano de la USGS colocó a 68 osos, collares con GPS-transmisores, para recoger información sobre sus movimientos durante el período comprendido entre 2004 y 2009.

De acuerdo con los mapas de las rutas de los osos en el hielo ártico, se ha demostrado que el retroceso del hielo obliga a los osos a nadar durante un largo tiempo, lo que causa la pérdida de su población, cinco de los once osos que nadaron con sus cachorros perdieron a sus crías.

Veinte de cincuenta osos tuvieron que nadar cerca de cincuenta kilómetros a la vez. La mayor distancia de nado registrada es de 685 kilómetros, y la más larga con apenas algunas pausas entre cada nado duró cerca de 13 días.

Fuente: RIA Novosti, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.