[dropcap]I[/dropcap]mágenes de un oso pardo (Ursus arctos) que usa piedras cubiertas de crustáceos como exfoliante podría constituir el primer indicio de un comportamiento complejo en esa especie.

Con anterioridad se ha documentado el empleo de herramientas en otros mamíferos no primates además del ser humano, pero nunca en los osos, expresó Volker Deecke, del Centro de Vida Silvestre de la Universidad de Cumbria, en Reino Unido, autor de las instantáneas.

Vida solitaria

Resulta probable que los osos pardos empleen las rocas con crustáceos para rascar una parte de la piel irritada o eliminar restos de comida en un período en que cambian su pelaje, escribió en la revista Animal Cognition.

El científico captó las imágenes de este comportamiento en el Parque Nacional Bahía de los Glaciares en Alaska. Aunque los osos pardos tienen un cerebro grande, más que el resto de los carnívoros, resulta sorprendente este hallazgo en un animal de vida solitaria.

Aún Deecke desconoce cuán común resulta este comportamiento, su observación constituye una prueba de lo poco que se sabe de esos animales.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.