Hasta ahora se creía que los murciélagos vampiros (Desmodus rotundus) identificaban a su víctima solo por el olor o la respiración, pero investigadores de la Universidad de California, en San Francisco, descubrieron que segregan una proteína llamada TRPV1-S que le permite sentir la temperatura corporal.

Al igual que otros mamíferos, los murciélagos tienen receptores del calor TRPV1 para evitar quemaduras. Una alteración de esa proteína la TRPV1-S se activa cuando la temperatura es cercana 30 grados Celsius, como la de la piel.

Tecnología animal

Durante su evolución, los murciélagos vampiros desarrollaron un empleo único y hasta ahora desconocido de ese receptor a partir de las cavidades que se encuentran en el hocico del quiróptero. La variante de esta proteína no se halla expresada de la misma forma en otras especies de murciélagos como la Carollia brevicausa que se alimenta solo de frutas.

Además de encontrar esta característica, los científicos descubrieron que los murciélagos son más cercanos genéticamente a los perros, cerdos, topos y vacas que a los ratones o a los humanos.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.