Un equipo internacional de investigadores encontró evidencia que sugiere que los chimpancés consideran la intención cuando juzgan las malas acciones de los demás. En su artículo publicado en la revista Biology Letters, el grupo describe dos tipos de experimentos que realizaron con chimpancés cautivos.

Investigaciones anteriores han demostrado que los humanos valoran el papel que juega la intención en los actos delictivos. En la mayoría de los países, las normas legales separan el asesinato del homicidio involuntario, por ejemplo. Los jueces deben decidir si el perpetrador realmente tuvo la intención de matar a la otra persona, o si fue un accidente debido a su negligencia. En este nuevo estudio, los investigadores trataron de averiguar si los chimpancés emiten el mismo tipo de juicios.

Un escupitajo por la mala atención

En el primer experimento, se enseñó a los chimpancés a dar a los investigadores una herramienta que habían recibido a cambio de su golosina favorita. Pero había una trampa: a veces les presentaban una golosina menos deseable y le demostraban al chimpancé que en algunas ocasiones no tenían elección entre dos opciones, pero otras veces sí. En este experimento, se evaluó a los chimpancés para determinar si eran capaces de juzgar la intención del adiestrador: ¿estaba él o ella ofreciendo una golosina menos favorecida a propósito, o estaba más allá de su control?.

Al estudiar la reacción de los chimpancés, los investigadores descubrieron que entendían muy claramente la diferencia entre recibir una golosina de segunda categoría por malicia o indiferencia y la incapacidad de proporcionar la mejor golosina. Cuando quedó claro que un adiestrador podría haber ofrecido un trato mejor, pero decidió no hacerlo, los chimpancés respondieron escupiéndole.

En el segundo experimento, los investigadores volvieron a ofrecer golosinas, pero esta vez, un adiestrador escondió una golosina preferida donde un segundo adiestrador no podía verla, pero el chimpancé sí. En algunos casos, el segundo adiestrador dejó en claro a los chimpancés que él o ella sabían lo que estaba pasando al ofrecer una golosina de segunda categoría, y en otros casos, estaba claro que el segundo adiestrador no tenía conocimiento de la golosina oculta. En este ejemplo, a los chimpancés no pareció importarles las circunstancias y se comportaron de la misma manera en ambos casos.

Los investigadores sugieren que los chimpancés consideran la intención cuando juzgan si otros les han hecho daño.

Fuente: Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.