Uno de los estudios más completos realizados sobre castores ha demostrado de manera concluyente que esta especie es esencial para la conservación del agua dulce y la estabilidad del ecosistema al crear y preservar ambientes acuáticos y de humedales en Minnesota, EEUU. Esta nueva investigación del Instituto de Investigación de Recursos Naturales (NRRI) de la Universidad de Minnesota Duluth se publicó recientemente en la revista Ecography.

«Aunque hay muchos estudios sobre cómo los castores cambian los ecosistemas, la escala de este estudio, que abarca 70 años en cinco cuencas hidrográficas diferentes, no tiene precedentes y, como resultado, nos brindó la oportunidad única de comprender cómo los castores transforman y diseñan los ecosistemas durante varios períodos de tiempo y grandes escalas espaciales», dijo Tom Gable, coautor del estudio e investigador postdoctoral en el Departamento de Pesca, Vida Silvestre y Biología de la Conservación de la Universidad de Minnesota. «Creemos que este trabajo será valioso para muchos conservacionistas, científicos y ciudadanos que quieran comprender cómo las poblaciones de castores reintroducidas o en recuperación pueden afectar positivamente sus ecosistemas».

Ingenieros de ecosistemas

Comprender cómo los ecosistemas se vuelven más resilientes es un objetivo clave para los ecólogos porque puede proporcionar información sobre cómo los ecosistemas pueden responder a los impactos humanos y al cambio climático. Este estudio sugiere que los castores, como ingenieros de ecosistemas, pueden ser una herramienta biológica que ayude a proteger los ecosistemas de perturbaciones y alteraciones.

Los ingenieros de ecosistemas son especies de importancia ecológica que benefician a otras especies al alterar físicamente su entorno. Aunque los ingenieros de ecosistemas son relativamente poco comunes, no son raros: existen en la mayoría de los ecosistemas principales.

Investigaciones anteriores sobre ingenieros de ecosistemas han sugerido que su impacto ecológico no varía en el tiempo o el espacio. Sin embargo, este equipo de investigación dirigido por Sean Johnson-Bice, determinó que la forma en que los castores impactan los ecosistemas puede variar según la escala a la que se estudian. En otras palabras, el papel ecológico de los castores varía entre las perspectivas locales y regionales.

Importante labor

«En combinación con otra investigación reciente que llevamos a cabo sobre la dinámica de la población de castores en el norte de Minnesota, nuestro estudio demuestra la resistencia y estabilidad que tienen las poblaciones de castores dentro de los paisajes», dijo Johnson-Bice, autor principal del estudio que actualmente es estudiante de doctorado en la Universidad de Manitoba. «Sus poblaciones a escala de paisaje parecen relativamente no verse afectadas por las condiciones ambientales y, como tales, pueden ser impulsores clave de la diversidad del hábitat de agua dulce y promover la estabilidad del ecosistema».

En el estudio, los investigadores evaluaron cómo los castores influyen en el almacenamiento de agua a lo largo de la costa norte del lago Superior utilizando imágenes aéreas de cinco cuencas hidrográficas durante 70 años (1948-2017). Este período abarcó la plena recuperación y posterior estabilización de las poblaciones de castores en la región. Descubrieron que:

  • Los castores son los principales impulsores de la retención de agua en los ecosistemas, lo que sugiere que restaurar las poblaciones de castores en ecosistemas en los que ya no habitan puede ser un método valioso que los administradores y conservacionistas podrían utilizar para los objetivos de conservación del agua dulce.
  • Los estanques más viejos y abandonados ayudan a contribuir al almacenamiento de agua; aunque es posible que estos estanques abandonados ya no tengan castores viviendo en ellos, sus represas todavía pueden retener el agua permitiendo el almacenamiento de agua.
  • A grandes escalas espaciales, las poblaciones de castores son resistentes a perturbaciones ambientales y humanas moderadas.
  • Aunque las poblaciones de castores dentro de cada una de las cinco cuencas hidrográficas estudiadas mostraron una variación considerable en su tamaño, el almacenamiento de agua se mantuvo estable en toda la región. Esencialmente, los cambios en el tamaño de la población de castores en una cuenca hidrográfica se compensarían con cambios en las otras cuencas hidrográficas, lo que ayudó a estabilizar las cantidades de almacenamiento de agua en la costa norte del lago Superior.

«Digitalizar casi 800 fotografías aéreas históricas y recientes de 1948 en adelante representa un tremendo esfuerzo por parte de Sean y los laboratorios NRRI y Twin Cities GIS», agregó George Host, ahora director retirado del laboratorio de NRRI’s Iniciativa Sobre Bosques y Tierras y Sistema de Información Geográfica y miembro del equipo de investigación. «El conjunto de datos resultante proporcionó información significativa sobre el papel fundamental que desempeñan los castores en la regulación del almacenamiento de agua a lo largo de North Shore».

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.