El número de víctimas del dramático tsunami que afectó Indonesia en 2004 fue limitado por la vegetación costera, en particular los árboles cultivados, que frenó la ola anómala y disipó su energía.

La hipótesis, formulada desde hace años por los especialistas, fue confirmada por un modelo matemático preparado en Stuttgart (Alemania) por la Universidad de Hoheneim, y publicado en la revista científica Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).

Impacto importante

La hipótesis, formulada desde hace años por los especialistas, fue confirmada por un modelo matemático preparado en Stuttgart (Alemania) por la Universidad de Hoheneim, y publicado en la revista científica Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).

Los autores del estudio realizaron un modelo para prever los efectos, junto a las orillas marítimas, de una serie de olas anómalas a lo largo de las costas de Aceh (Indonesia), provocadas por un tsunami a una distancia de 100 kilómetros.

Si bien el modelo muestra muy claramente que el factor más importante en condición de reducir los efectos devastadores es la distancia entre la costa y los asentamientos humanos, la vegetación tiene también un impacto muy importante.

Diferencia vital

En efecto, la presencia de árboles o plantaciones ofrece una gran protección, contribuyendo a reducir víctimas y daños en una medida importante, que va del 3 al 8 por ciento.

El estudio apunta a definir y ayudar al desarrollo de estrategias mejores para la gestión del riesgo en las áreas susceptibles de tsunami.

Fuente: Ansa, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.