Esta semana, la fundación Conserv Congo, en colaboración con Lwiro Primates Sanctuary y Bonobo Aid, rescató a un chimpancé adulto que había estado cautivo ilegalmente durante casi 25 años por una familia en Bunia, República Democrática del Congo. La policía nacional y el Ministerio de Medio Ambiente ayudaron a los grupos en el rescate del chimpancé llamado Tarzán, que había sido encontrado encadenado al bloque del motor de un camión a principios de este año por uno de los investigadores de Conserv Congo.

Tarzán era un bebé cuando la familia lo compró en la década de 1990. Pasó gran parte de su vida siendo utilizado como accesorio para que los turistas se tomaran selfies por $ 10 la foto. A medida que crecía y se volvía más agresivo, la familia trató sorprendentemente de calmar a Tarzán dándole alcohol y cigarrillos, a los que se volvió adicto, informa World Animal News.

Logran rescatar a chimpancé que estuvo cautivo durante 25 años en RDC

Miedo y emoción

Luego, considerado «inútil», el animal torturado fue dejado en la suciedad, encadenado en una estructura a medio construir con una escritura en la pared que decía: «Cuidado con Tarzán, la feroz bestia».

Durante las negociaciones para rescatar a Tarzán, que duraron unos dos días, todo el vecindario llegó en una turba, negándose a permitir que se llevaran a Tarzán. De alguna manera creían que lo amaban, aunque estaba claro que no lo hacían al permitirle sufrir durante tanto tiempo. El chimpancé, será trasladado al santuario de Lwiro Primates en Bukavu.

“Debes entender, esta es la primera vez que Conserv Congo ha rescatado a un chimpancé de esta edad y tamaño. Tuvimos miedo y emoción al mismo tiempo durante el rescate, pero finalmente salvamos a esta pobre alma”, dijo a World Animal News, Adams Cassinga, director fundador de Conserv Congo. «A pesar de que vivió la mitad de su vida encadenado, ahora puede ser libre en compañía de los suyos en el santuario».

Logran rescatar a chimpancé que estuvo cautivo durante 25 años en RDC

Corregir los errores del pasado

Ituri, la provincia de la que fue rescatado, lleva una semana en estado de sitio y la guerra continúa. Afortunadamente, los respectivos equipos compuestos por veterinarios, investigadores, policías e inspectores del gobierno, aún pudieron seguir adelante con el rescate de Tarzán.

“Solo estoy preocupado por su futuro debido al trauma que ha sufrido y las muchas sustancias que ha consumido. Sin embargo, conocemos el santuario al que se dirige y ellos harán todo lo posible para corregir el error de su pasado”, continuó Cassinga. “Una cosa es segura, en el fondo Tarzán nos está agradecido por su libertad y su vida. ¡En nuestro trabajo, no hay recompensa mayor que esa!”.

Si bien se siente aliviado de que Tarzán haya sido rescatado, lamentablemente hay una cantidad no cuantificada de chimpancés que continúan sufriendo a manos de los traficantes de vida silvestre en toda África.

Fuente: https://worldanimalnews.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.