Los últimos ejemplares conocidos en Islas Galápagos llegaron a pesar 400 kilos, medir más de 1,80 metros de largo y vivir más de cien años. La obtención de huellas de su ADN en ejemplares de otras especies aumenta la esperanza de encontrarlas con vida

Investigadores estadounidenses llegaron a esta conclusión después de encontrar rastros genéticos de esta tortuga, conocida como Chelonoidis elephantopus o C. elephantopus, en el ADN de su descendencia híbrida.

Huellas híbridas

«Hasta donde sabemos, éste es el primer reporte de redescubrimiento de una especie por medio del seguimiento de las huellas genéticas dejadas en los genomas de su descendencia híbrida», dijo Ryan Garrick, de la Universidad de Yale (Connecticut, noreste), uno de los autores del estudio publicado en la revista Current Biology el 10 de enero.

«Este hallazgo da un nuevo impulso a los esfuerzos para proteger a las tortugas en peligro de extinción de las Islas Galápagos», agregó. La tortuga C. elephantopus se encontraba originalmente sólo en la isla Floreana y se estima que se extinguió poco después del histórico viaje de Charles Darwin a las Galápagos en 1835.


Podrían existir todavía

Los investigadores de la Universidad de Yale hallaron los rastros genéticos de estas tortugas en el ADN de once tortugas que pertenecen a otra especie, llamada C. becki, y que viven en la isla Isabela cerca de un volcán activo.

El transporte de tortugas de una isla a otra por parte de piratas o balleneros no era raro en el siglo XIX, dijeron los investigadores. Garrick piensa que especímenes de C. elephantopus fueron transportados hacia el norte de la isla Isabela antes de extinguirse en la isla Floreana, considerado su hábitat original.

Este descubrimiento animó a Garrick y a sus colegas a estudiar la población de tortugas de la isla Isabela, la mayoría C. becki, estimada en unos 7 mil ejemplares. El muestreo genético realizado en 2 mil de estas tortugas permitió descubrir huellas genéticas que sugieren que ejemplares de C. elephantopus podrían vivir todavía en la isla.

La clave de resurrección

Al comparar el ADN de los híbridos vivos con los ejemplares de los museos, «las nuevas tortugas incluidas en la muestra sólo pueden explicarse si uno de sus dos padres es C. elephantopus», señaló el estudio. No obstante, estos progenitores C. elephantopus existirían en números tan bajos que los investigadores deberían de tener mucha suerte de encontrar un ejemplar.

Pero incluso si los investigadores no pudieran tener en sus manos una de estas tortugas, sus descendientes podrían ser la clave para la conservación de las especies gigantes de las Galápagos. «Los híbridos podrían permitir resucitar especies extinguidas», dijo Garrick.

Fuente: Infobae.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.