La naturaleza está en ‘caída libre’ debido a la actividad humana, con poblaciones de vida silvestre en todo el mundo disminuyendo en más de dos tercios en menos de 50 años, según el estudio más completo del mundo sobre la salud de nuestro planeta.

Desde los elefantes en África central y las tortugas laúd en Costa Rica hasta las skúas árticas en las Orcadas y las perdices grises en el Reino Unido, las poblaciones de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces se han reducido en un promedio del 68% a nivel mundial desde 1970, según revela el estudio del WWF conocido como Living Planet o Planeta Vivo (LPI) 2020.

La naturaleza se está desmoronando

Marco Lambertini, director general de WWF, describió los hallazgos como «catastróficos» y dijo que estas graves disminuciones en las poblaciones de especies de vida silvestre son «un indicador de que la naturaleza se está desmoronando y que nuestro planeta está mostrando señales rojas de advertencia de fallas sistémicas”.

La destrucción de hábitats de animales salvajes por acciones humanas también está impulsando un aumento de pandemias globales como covid-19, ya que estas actividades están acercando a las poblaciones humanas a la vida silvestre, afirman los científicos.

El WWF ha pedido leyes nacionales que impidan que las cadenas de suministro de alimentos y otros productos impulsen la deforestación y la destrucción de áreas silvestres, y que las personas pasen de la carne y los lácteos a dietas basadas en plantas.

Algunos de los hallazgos más alarmantes del informe incluyen:

  • Las poblaciones de vida silvestre en América Latina y el Caribe han disminuido un 94%, la mayor caída en cualquier parte del mundo.
  • Los elefantes africanos disminuyeron en un 98% entre 1985 y 2010 debido al aumento de la caza furtiva a principios de la década de 1980.
  • En el Reino Unido, las poblaciones de perdiz gris se han reducido en un 85% y las poblaciones de skúas árticas en las Orcadas han disminuido en un 62%.
  • La población de gorilas de las tierras bajas del este en el Parque Nacional Kahuzi-Biega, República Democrática del Congo, experimentó una disminución del 87% entre 1994 y 2015, principalmente debido a la caza ilegal.
  • Las poblaciones de especies de agua dulce han experimentado una fuerte disminución del 84%, incluido el esturión chino en peligro crítico de extinción en el río Yangtze con un 97%.

Fuerte presión humana

Los autores del informe rastrearon la suerte de casi 21.000 poblaciones de más de 4.000 especies de vertebrados para crear el nuevo índice. La cifra del 68% refleja el cambio proporcional promedio en el tamaño de la población, no el número de animales individuales perdidos.

El mayor impulsor de las pérdidas de vida silvestre son los cambios en el uso de la tierra, el mar y el agua por parte de las actividades humanas, como la agricultura, la tala y el desarrollo insostenible. La vida silvestre también se enfrenta a la sobreexplotación, como la sobrepesca, las amenazas de las especies invasoras y las enfermedades, la contaminación y, cada vez más, el cambio climático.

Lambertini dijo que la creciente destrucción de la naturaleza por parte de la humanidad está teniendo «impactos catastróficos» en las poblaciones de vida silvestre y la salud humana. «Desde los peces de nuestros océanos y ríos hasta las abejas, que desempeñan un papel crucial en nuestra producción agrícola, el declive de la vida silvestre afecta directamente a la nutrición, la seguridad alimentaria y los medios de vida de miles de millones de personas», dijo.

No será una tarea sencilla

El WWF está pidiendo acciones urgentes para revertir la tendencia para 2030, pero advirtió que esto no será fácil, ya que se requerirán métodos de conservación audaces, así como medidas para aumentar la sostenibilidad de los alimentos humanos. Lambertini dijo que ahora es más importante que nunca tomar una acción global coordinada para detener y revertir la pérdida de biodiversidad y población de vida silvestre en una década.

Tomar estas acciones no solo apoyará a la vida silvestre sino que ayudará a ‘proteger nuestra salud y medios de vida futuros’. Añadió: «Nuestra propia supervivencia depende cada vez más de ello». El presentador de televisión y naturalista británico Sir David Attenborough dijo que el ‘Antropoceno’, la era geológica durante la cual la actividad humana ha pasado a primer plano, podría ser el momento en que logremos un equilibrio con el mundo natural y nos convirtamos en administradores de nuestro planeta.

«Hacerlo requerirá cambios sistémicos en la forma en que producimos alimentos, creamos energía, administramos nuestros océanos y usamos materiales», dijo. Pero sobre todo requerirá un cambio de perspectiva. «Un cambio de ver la naturaleza como algo opcional o ‘agradable de tener’ a ser el mejor aliado que tenemos para restablecer el equilibrio en nuestro mundo».

Destrucción a un ritmo nunca antes visto

El informe de LPI, que fue compilado por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), muestra que los mismos factores se encuentran detrás de la desaparición de animales y nuestra creciente vulnerabilidad a virus mortales. Estos factores, todos derivados de las actividades humanas, incluyen la conversión de bosques en granjas o viviendas y el auge del comercio de vida silvestre.

Según la directora ejecutiva de WWF, Tanya Steele, la humanidad está causando daños rápidos en la Tierra, y agregó que «la naturaleza está siendo destruida a un ritmo nunca antes visto». Steele dijo que la tasa no muestra signos de desaceleración y está causando problemas en todos los tipos de hábitats y en todo el mundo. Como ejemplo, dijo que la sobrepesca estaba «causando estragos en la vida marina».

La mayoría de las amenazas a las especies provienen de cambios en el uso de la tierra y el mar, lo que provoca la pérdida y degradación del hábitat, según el informe. Pero la sobreexplotación, las especies invasoras, la contaminación y el cambio climático jugaron un papel.

Una tendencia que se puede revertir

El Dr. Andrew Terry, director de conservación de ZSL, dijo por su parte: “El Índice Planeta Vivo es una de las medidas más completas de la biodiversidad mundial. Una disminución promedio del 68% en los últimos 50 años es catastrófica y una clara evidencia del daño que la actividad humana está causando al mundo natural”.

“Si nada cambia, las poblaciones, sin duda, seguirán cayendo, llevando la vida silvestre a la extinción y amenazando la integridad de los ecosistemas de los que todos dependemos. Pero también sabemos que los trabajos de conservación y las especies pueden recuperarse del abismo. Con compromiso, inversión y experiencia, estas tendencias se pueden revertir”.

Si bien las medidas de conservación han ayudado a especies como los elefantes del bosque en Ghana y los tigres en Nepal, por sí solas no serán suficientes para revertir las tendencias a la baja, dijo WWF. Algunas poblaciones de especies disminuyeron casi un 100%, incluido el loro gris africano del suroeste de Ghana, que experimentó una reducción del 99% entre 1992 y 2014 debido a la captura para el comercio de aves silvestres.

Preocupante disminución de especies

Otros ejemplos de disminución de especies incluyen el gorila de las tierras bajas del este. Las cifras en el Parque Nacional Kahuzi-Biega, República Democrática del Congo, se redujeron en un 87% entre 1994 y 2015 debido a la caza ilegal. Las poblaciones de elefantes africanos en el ecosistema Selous-Mikumi en Tanzania han disminuido en un 86% desde 1976, principalmente debido a la caza furtiva.

Las poblaciones del elefante del bosque en Ghana (una subespecie del elefante africano) se han más que duplicado en las áreas protegidas, pero en el bloque de bosque de Goaso, la población ha disminuido en aproximadamente un 60%.

Las poblaciones de vida silvestre en los hábitats de agua dulce se han reducido en un 84%, la caída más marcada en cualquier bioma, equivalente al cuatro por ciento anual desde 1970. Casi una de cada tres especies de agua dulce está amenazada de extinción. Se monitorearon más de 3.700 poblaciones de agua dulce para el informe, incluidas 944 especies, y la mayoría de las disminuciones se observaron en anfibios, reptiles y peces en todas las regiones del mundo.

Mientras más grande, más riesgo de desaparecer

Un ejemplo es el esturión chino que desova en el río Yangtze, que disminuyó en un 97% entre 1982 y 2015 debido a la represa de la vía fluvial. Cuando se trata de especies de agua dulce, cuanto mayor es el tamaño, mayor es la amenaza, según el informe de WWF. Se descubrió que las criaturas con un tamaño corporal más grande, como el esturión, los delfines de río, las nutrias y los hipopótamos, tenían el mayor riesgo de despoblación.

Las tortugas laúd experimentaron una disminución en dos lugares: una disminución de la población del 84% en Costa Rica entre 1995 y 2011 y una disminución del 78% en Indonesia de 1993 a 2012. Sin más esfuerzos para contrarrestar la pérdida y degradación del hábitat, la biodiversidad mundial seguirá desapareciendo.

Los cambios necesarios incluyen hacer que la producción y el comercio de alimentos sean más eficientes y ecológicamente sostenibles, reducir el desperdicio y favorecer dietas más saludables y respetuosas con el ambiente, según los investigadores.

Las medidas se deben aplicar en conjunto

La implementación de estas medidas en conjunto, en lugar de de forma aislada, permitirá al mundo aliviar más rápidamente las presiones sobre los hábitats de la vida silvestre: este es un programa denominado ‘Bending the Curve’ (‘Doblar la curva’) por WWF. Basado en modelos informáticos complejos, este programa reúne todas las diversas soluciones necesarias para trabajar en conjunto para no solo detener sino revertir la despoblación de especies en todo el mundo.

Esto incluye ‘brechas de acción’, medidas necesarias para revertir la tendencia de disminución de la población de especies silvestres, como mayores esfuerzos de conservación, con una producción y un consumo más sostenible. Como parte del modelado, el Dr. David Leclere, del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), también examinó la futura población de especies utilizando una ruta de «negocios como siempre».

Esto mostró que, sin ningún cambio, la despoblación que se muestra en este informe continuará a este ritmo. La implementación de los cambios recomendados como parte del análisis de ‘Doblar la curva’ llevará tiempo, pero podría hacer que las pérdidas se reviertan en las próximas décadas. «Es probable que se produzcan más pérdidas irreversibles de biodiversidad, lo que pone en riesgo la miríada de servicios de los ecosistemas de los que depende la gente», dijo Leclere.

Reunión en la ONU

Se espera que la próxima semana la Asamblea General de la ONU revise el progreso realizado en una serie de iniciativas, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB).

Debemos «hacer que nuestro sistema alimentario sea más sostenible y eliminar la deforestación, una de las principales causas de la disminución de la población de vida silvestre, de las cadenas de suministro», dijo el Dr. Lambertini.

“Con líderes reunidos virtualmente para la Asamblea General de la ONU dentro de unos días, esta investigación puede ayudarnos a asegurar un New Deal para la naturaleza y las personas que será clave para la supervivencia a largo plazo de las poblaciones de vida silvestre, plantas e insectos y todo lo que nos rodea, incluida la humanidad”.

Fuente: https://www.dailymail.co.uk/, WWF, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.