Más allá de la simple necesidad reproductiva, relaciones estables se establecen entre aves del mismo sexo, un hallazgo difundido ayer por un equipo de científicos en la revista Behavioural Ecology and Sociobiology.

El estudio de diamantes mandarín (Taeniopygia guttata) por parte de investigadores de la Universidad de Saint Etienne, Francia, permitió observar que esas aves oriundas de Australia mantienes relaciones cooperativas y fieles con compañeros del mismo sexo.

Los pingüinos también

Unas a otras se acicalan, frotan sus picos en señal de afecto y se cantan, comprobaron los científicos, quienes señalan que las relaciones homosexuales también están presentes en pingüinos. Los resultados de este estudio, muestran que los vínculos entre las aves pueden ser muy complejos y pueden ir más allá de la reproducción.

El equipo francés seleccionó los mandarines para su estudio porque son aves sociables y monógamas. Los investigadores criaron pichones mandarín y más de la mitad estableció un vínculo afectivo con otros compañeros del grupo, machos o hembras.

Beneficio mutuo

Luego en una fase más avanzada de la investigación los científicos introdujeron hembras entre parejas formadas exclusivamente por machos.

De ocho machos, cinco no prestaron atención alguna a sus congéneres del sexo opuesto. “En especies monógamas, establecer una relación de cooperación y beneficio mutuo puede ser una prioridad para la supervivencia, más allá del sexo del compañero”, señaló Julie Elie, autora principal del estudio.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.