Un científico argentino residente en Francia, el doctor Martín Giurfa, probó en una investigación que las abejas son capaces de aprender complejas relaciones conceptuales.

Pese a estar dotadas de un diminuto cerebro, las abejas son capaces de aprender complejas relaciones conceptuales relacionadas con coordenadas espaciales. Así lo demuestra un estudio publicado en la revista científica Proceedings of the Royal Society, realizado por la investigadora Aurore Avarguès-Weber, del Centro de Investigaciones sobre la Cognición Animal de Toulouse (Francia).

Arriba y abajo

“A partir de una serie de experimentos notamos que las abejas aprendieron una relación conceptual de tipo ‘arriba de’ o ‘debajo de’. Esto quiere decir que aprendieron a elegir figuras que variaban constantemente pero preservaban como criterio fijo asociado a una recompensa de solución azucarada, el presentar un elemento de la imagen arriba (o abajo) de una referencia, por ejemplo una línea horizontal.

Esto quiere decir que las abejas entrenadas a elegir en función del concepto ‘arriba de’, aprendieron a elegir la figura en la que aparecía siempre una imagen variable, pero siempre arriba de una línea de referencia.

Las abejas entrenadas a ‘debajo de’ aprendieron a elegir imágenes en las que un elemento aparecía siempre por debajo de la línea de referencia. En la elección, poco importaba el color, la forma o el tamaño de las imágenes.

Concepto de espacio

Lo que importaba y que las abejas aprendieron es el concepto, la relación espacial”, explicó a la Agencia CyTA el director del estudio, el argentino Martin Giurfa, investigador que dirige el Centro de Investigaciones sobre la Cognición Animal de Toulouse.

De acuerdo con Giurfa, una vez que las abejas aprendían el concepto, se les presentaba figuras nuevas que jamás habían visto pero que se ajustaban (o no) al concepto entrenado.

Para elegir una imagen se desplazaban por un laberinto en forma de Y debiendo elegir una de dos opciones. “Se vio que poco importaba que la imagen fuera nueva y desconocida. Si preservaba el concepto aprendido, las abejas la elegían, mostrando así una capacidad sorprendente para extraer conceptos abstractos”, subrayó el especialista.

No solo los humanos…

Se piensa por lo general que la capacidad de extraer conceptos de este tipo, de naturaleza abstracta como “encima de”, “debajo de”, “más grande que”, “a la derecha de”, entre otras referencias, es una capacidad de los seres humanos y de los primates, afirman los autores del estudio.

“Este no es el caso. Queda demostrado en este trabajo y en otros que hemos hecho. La pregunta del millón es como un microcerebro llega a este nivel de abstracción”, concluyen los investigadores.

Fuente: País 24, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.