Comentario del Capitán Paul Watson

Tenía nueve años cuando vi por primera vez como apaleaban hasta la muerte a una cría de foca ante mis ojos. Era 1960.

En primavera de 1960 mi padre y yo fuimos a visitar a mi tío Philip en la Isla Shippigan en el Golfo de San Lorenzo, al norte de la Isla del Príncipe Eduardo. Varias crías sobre unos témpanos de hielo se habían acercado a la costa y los pescadores locales salieron y empezaron a apalearlas mientras nosotros mirábamos. Me quedé horrorizado, más aun cuando mi padre y mi tío les estaban animando. Me sentí muy solo e impotente y fue ese sentimiento de impotencia el que creo me llevó a convertirme en un activista.

foca2

Durante más de medio siglo me ha perseguido la imagen de esos hombres crueles apaleando los cráneos de las crías de foca. Y siendo niño supe que algún día haría todo lo posible por acabar con esa matanza cruel y despiadada.

Leí cada libro sobre caza de focas, estudié su biología, escribí cartas de protesta al gobierno, que las ignoró todas hasta 1975, cuando por primera vez estuve en una posición para poder hacer algo como director de Greenpeace.

En marzo de 1975, David Garrick y yo nos pusimos al frente de la primera campaña para proteger a las focas y en 1977 regresamos con la actriz Brigitte Bardot. Regresamos de nuevo en 1979 con el primer barco que entraba por primera vez en el área de caza para defender a las focas y no para matarlas. Ese fue mi barco SEA SHEPHERD. Dirigí una campaña en 1982 con kayaks para intervenir contra la matanza y regresé con el SEA SHEPHERD II en 1983 con una campaña que bloqueó a toda la flota en el puerto de San Juan de Terranova para impedir que saliera. Desde allí avanzamos para desbaratar la matanza en el Golfo de San Lorenzo. Ese año salvamos a 76.000 focas y fue el año que vio como el mercado para los productos derivados de las focas de pelaje blanco en Europa colapsaba, dejando la matanza comercial prácticamente detenida durante una década.

Regresamos al Golfo de San Lorenzo en 1995, 1998, 2005 y 2008. En 2008, el mercado cayó debido a las protestas e intervenciones. Y ahora emerge de nuevo, con grupos de presión canadienses abriendo mercados en China para los productos derivados de la piel. Hoy la matanza ha empezado de nuevo. Teníamos la esperanza de que el Primer Ministro Justin Trudeau acabaría con ella finalmente pero le han regalado un chaleco de piel de foca y ha dejado claro su apoyo a la continuidad de la matanza.

focas

Las focas se enfrentan a un futuro incierto con el calentamiento global, la disminución de las poblaciones de peces y el resurgimiento ahora de la caza comercial. Su situación crítica es más desesperante si cabe porque tanto Greenpeace como el World Wildlife Fund consideran «sostenible» la matanza de focas.

No lo es. Y sigue siendo tan despiadadamente cruel como siempre. Greenpeace llegó incluso a disculparse por haberse opuesto a la caza de focas en los setenta y los ochenta, salvo aquellos de nosotros que estuvimos allí con Greenpeace en ese momento. Nosotros no nos hemos disculpado ni nos disculparemos nunca. Los cazadores de foca dicen que ya no matan crías de foca. Mienten. Ya no matan focas de pelaje blanco. La caza solía empezar en torno al 15 de marzo pero ahora empieza el 10 de abril, cuando las crías de foca han mudado su pelaje blanco y tienen más de cuatro semanas de edad.

foca-matanza1

¿Cuándo una cría de foca ya no es una cría de foca? Cuando el gobierno canadiense dicta que no lo es y para el gobierno canadiense una foca de más de cuatro semanas de edad es oficialmente una foca adulta.

  • Dicen que no matan crías de foca, pero lo hacen.
  • Dicen que la matanza de focas es humana, pero no lo es.
  • Dicen que las poblaciones de focas no están amenazadas, pero lo están debido al cambio climático, la sobrepesca, la caza y la contaminación.
  • Dicen que la matanza es de subsistencia, una tradición y parte de la cultura Inuit, pero no lo es. La caza comercial de focas no incluye a los Inuit del norte. La llevan a cabo residentes no nativos del este de Canadá.
  • Dicen que los que se oponen a la matanza de focas son forasteros y extranjeros. No es cierto. La principal oposición ha venido por parte de canadienses como Brian Davies, Rebecca Aldworth, Pamela Anderson y yo mismo, entre muchos otros.
  • Dicen que las focas se están comiendo todo «nuestro» pescado. La realidad es que la codicia humana es la que ha hecho disminuir las poblaciones de peces, no las focas, y la salud de las poblaciones de peces depende de la salud de las poblaciones de focas, ballenas, tiburones y aves marinas.

El año que viene Sea Shepherd regresará a la costa este de Canadá. Ahora que vuelvo a ser Presidente de la Junta Directiva y Director Ejecutivo de Sea Shepherd, he empezado a planificar una campaña para las focas para 2017.

Fuente: Sea Shepherd España, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.