La superpoblación de Israel es -según un informe que se presentará hoy al Parlamento- la base de muchos de sus problemas medioambientales y un asunto candente que las autoridades tienen que abordar sin demora, pese a sus implicaciones políticas.

La superpoblación del Estado judío, 7,7 millones de habitantes en 20.770 kilómetros cuadrados, ha sido ampliamente ignorada por el movimiento ambientalista local, señala el informe.

Crecimiento insostenible

«Muchos de los problemas medioambientales (y sociales) de Israel pueden, de hecho, vincularse a que el país se ha vuelto muy poblado», subraya. Israel tenía un millón de habitantes en 1950, dos años después de su creación y del éxodo masivo de la población nativa palestina, y ha ido creciendo desde entonces a un ritmo aproximado de un millón por década.

Hoy, en las regiones no desérticas, el 40% del país, es «con diferencia el país más poblado del mundo occidental», con una densidad de población de 330 personas por kilómetro cuadrado.

«Guerra demográfica»

Desde la creación del Estado de Israel, sus sucesivos gobiernos han promovido el incremento de la población judía para ganar la denominada «guerra demográfica» a los palestinos.

El texto cita un ejemplo de consecuencia medioambiental de esta dinámica: En la cumbre climática de Copenhague de 2009, lejos de ofrecer una perspectiva de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, Israel presentó un aumento del 30% para 2030, dadas las importantes previsiones de aumento de población.

El informe también advierte de un incremento de comportamientos consumistas en la sociedad israelí y de su impacto en el entorno.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.