Más de 465.000 niños menores de cinco años y más de 93.000 mujeres embarazadas y lactantes están desnutridas en la región norte de Kenia, dice la ONU. Los precios de los alimentos están subiendo. En el condado de Marsabit, están un 16% por encima del promedio, según muestran los datos de la Autoridad Nacional de Gestión de la Sequía (NDMA).

«Las cabras no se pueden vender, las vacas son aún peores de vender y nuestros niños se mueren de hambre», dijo Moses Loloju, un pastor del condado de Isiolo que se ofreció como voluntario para ayudar a distribuir las donaciones de alimentos del gobierno del condado.

Sequías cada vez más frecuentes

Esta es la segunda temporada consecutiva que no llueve en el norte de Kenia, una parte semiárida del país, a diferencia del sur, más fértil y verde. La falta de lluvia significa que 2,4 millones de personas en la región tendrán dificultades para encontrar lo suficiente para comer en noviembre, dice el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

«Las sequías pasadas fueron en gran parte predecibles. Tuvimos ciclos más largos de 5 a 10 años (entre ellos). Y esto significó que los pastos y los cuerpos de agua se regenerarían muy rápidamente», dijo Maurice Onyango, Jefe Regional de Gestión del Riesgo de Desastres para organizaciones benéficas. Plan Internacional. «(Ahora), vemos sequías cada dos años, a veces todos los años».

Las temperaturas en el norte de Kenia han subido 0,34° C por década entre 1985 y 2015, según datos del gobierno de EEUU. Se espera que aumenten aún más, y es probable que las olas de calor en las próximas cinco décadas aumenten en duración entre nueve y 30 días, dicen los datos del gobierno de EEUU, lo que dificulta el cultivo o la cría de ganado a medida que se evapora más agua.

Caminan kilómetros para encontrar agua

Se pronostica que gran parte del norte del país estará soleado y recibirá lluvias por debajo del promedio este mes, dice el Departamento Meteorológico de Kenia. Se espera que el cambio climático aumente la frecuencia y severidad de las sequías en la región.

En gran parte del norte, las lluvias prolongadas de este año proporcionaron entre el 25 y el 50% de las precipitaciones normales, dijo la NDMA, una agencia del gobierno de Kenia. «Los pocos animales que quedan no tienen nada que pastar, no pueden llegar a los puntos de agua porque se han debilitado», dijo a Reuters el Sr. Bargeri, un pastor que tiene un solo nombre.

Incluso el burro que usaba para buscar agua murió. Así que ahora camina para buscar agua, agarrando un bidón en cada mano. Algunos pastores en su casa del condado de Marsabit informaron caminar 40 kilómetros en busca de agua, mostró un informe de la NDMA. Para los pastores del norte de Kenia, los ahorros se mantienen en forma de ganado. Una sequía puede acabar con el trabajo de una vida.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.