Una ola de calor golpea de nuevo a Rusia con temperaturas que superan los 40 grados en el sur y los 30 incluso en el Ártico, mientras los incendios forestales vuelven a quemar miles de hectáreas tras la catástrofe del verano (boreal) de 2010, informaron las autoridades.

La temperatura el día de ayer miércoles en Moscú era de 33 grados Celsius, lo que hacía que el aire en esta ciudad contaminada fuese irrespirable.

Récords absolutos

“Debido a la extensión de las masas de aire subtropicales hasta casi el círculo polar, la temperatura alcanzó el 26 de julio récords absolutos” en las regiones del Gran Norte, añadió el servicio de meteorología, que informó de 33,2 grados en la región de Arjánguelsk, a orillas del mar Blanco.

Según el servicio meteorológico ruso, la temperatura alcanzó los 42 grados en regiones sureñas como Saratov y 40 en la de Samara, bañada por el Volga. Además los incendios que llevan meses haciendo estragos siguen asolando miles de hectáreas en el país. Según un comunicado del ministerio de Situaciones de Emergencia, el miércoles había 220 focos activos, sobre todo en el noroeste del país.

Fuente: AFP, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.