Un estudio desarrollado en Estados Unidos encontró cierta relación entre la ocurrencia de epidemias de gripe y la aparición del conocido fenómeno La Niña, u oscilación del sur, señala la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los grandes brotes de gripe de 1918, 1957, 1968 y 2009 se produjeron en los siete primeros meses del año, tras un descenso de las temperaturas por debajo de lo habitual, determinó la investigación, en la que participaron especialistas de la Facultad de Salud Pública Mailman, Universidad de Columbia y Harvard.

Alteración ambiental

Es por ello que los expertos consideran una posible asociación entre esas pandemias y el proceso climático característico de la región del Pacífico ecuatorial, cuando la temperatura del mar es más fría de lo normal.

Si esta asociación es causal o accidental no está claro; sin embargo, el efecto del fenómeno en la salud y comportamiento de las aves migratorias podría dar lugar a un cambio a gran escala en el medioambiente, alterar las tendencias de los virus de la gripe a redistribuirse y alojarse en el huésped humano, señalan.

Aún cuando los datos recogidos en el trabajo hacen pensar en la probabilidad de mayor cantidad de eventos de gripe durante los fenómenos de La Niña, se necesitan otros estudios para confirmar la hipótesis mencionada, afirman los autores.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.