Científicos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo denunciaron el impacto negativo de la minería en los ecosistemas que circundan las explotaciones de esos recursos.

Luis Carvajal, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), posee una larga lista de concesiones mineras que atentan contra ríos, bosques y otros sistemas ecológicos de alta vulnerabilidad.

Riesgo para los ríos

Citó el caso de la concesión UniGold, en la reserva Nalga de Maco, donde nacen los ríos Soca y Neita, que generan al fronterizo Artibonito.

De igual manera mencionó la reactivación de los trabajos de la planta de níquel Falconbridge, las posibles extracciones programadas en la Loma de las Siete Cabezas, lugar de origen del río Ozama y las concesiones próximas a Río San Juan y a la presa de Sabana Yegua.


Pese a la explotación colonial “todavía el país cuenta con reservas de oro, plata, cobre y níquel valoradas en más de 57 mil millones de dólares, suficientes para que el Estado dominicano pague tres veces la deuda externa nacional y regrese con unos cuantos miles de millones en los bolsillos” asegura la publicación El Caribe.

Pero agregan, “con gran riesgo de perder la fertilidad de sus tierras, la diversidad de su flora y fauna, si no se restaura lo que la minería destruye”.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.