Sudáfrica, país que organizará en noviembre la próxima cumbre contra el cambio climático, doblará la superficie afectada por la malaria en 2050 debido al calentamiento global.

El aumento de la temperatura a consecuencia de los gases de efecto invernadero tendrá una repercusión directa en la lucha contra la malaria en Sudáfrica, que cuenta con una de las tasas más bajas de mortalidad del África subsahariana, con solo 48 decesos registrados en 2010.

Temperatura en aumento

Según los cálculos del departamento de Asuntos Ambientales sudafricano la superficie afectada por la enfermedad se duplicará en el año 2050, con 7,8 millones de personas expuestas al parásito, de los cuales 5,2 millones viven fuera de las zonas actuales de riesgo.

La malaria es endémica en las zonas bajas del norte de Sudáfrica, en su límite tropical con Zimbabue y Mozambique, mientras que el resto del país se encuentra protegido por temperaturas inferiores a 18 grados que impiden la transmisión del parásito.

Efectos tangibles del cambio climático

Los estudios del departamento de Asuntos Ambientales revelan que un aumento de las temperaturas llevaría la enfermedad más allá del trópico hacia el este en las fronteras con Botsuana y Namibia y hacia el sur, llegando a las puertas de Johannesburgo, primera ciudad del país.

«El cambio climático afectará especialmente a la malaria, ya que depende enormemente de factores ambientales, que influyen en su distribución, transmisión y estacionalidad», recoge el Documento Inicial de Comunicación sudafricano a las Naciones Unidas.

Los ministros de la Unión Africana remarcaron la necesidad de formular una respuesta clara al desafío del calentamiento global y situar los asuntos sanitarios en el centro de las discusiones sobre el cambio climático.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.