A los 11 años, Hoshi debió ser operado por un glaucoma ocular, el que lo dejó completamente ciego. Zen, el otro compañero canino de la familia, se transformó en su lazarillo. A los 11 años, Hoshi debió ser operado por un glaucoma ocular. Debido a la enfermedad tuvieron que extirparle los ojos, quedando completamente ciego.

Tras la cirugía, Hoshi sufrió mucho, no lograba acostumbrarse a su nueva realidad y su familia estaba sumamente preocupada por él, ya que pensaban que caería en una depresión. Sin embargo, recibieron ayuda de un inesperado ser.

Ayuda inesperada

El pequeño Zen, un Pomeranio que habían adoptado unos meses atrás se convirtió en el apoyo y el mejor amigo de Hoshi.

“Decidimos darle a Zen el rol de guía, y por eso les unimos en una misma correa, pero aunque les pongamos con correas separadas, se vuelven a juntar”, dijo Paulina Pérez, responsable de ambos perritos, en una entrevista con el diario animalista The Dodo.

lahermosamistadentreunperroysulazarillo1

Tan unida es la relación que hoy tienen, que sus compañeros humanos decidieron retratarla en un Instagram exclusivo para ellos, cuenta que suma más de 14 mil seguidores.

Fuente: http://www.24horas.cl, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.