La Gran Barrera de Coral se ha visto afectada por un nuevo blanqueamiento debido al estrés por calor, dijo este viernes la agencia australiana que administra el arrecife, antes de una visita de funcionarios de las Naciones Unidas que revisan si el arrecife debería incluirse en la lista de “en peligro».

El año pasado, Australia eludió la categoría de «en peligro» para el arrecife, un sitio del Patrimonio Mundial, por segunda vez, luego de que Canberra ejerciera una fuerte presión que llevó a la UNESCO a posponer una decisión para este año.

Estrés de calor

La Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral dijo en una actualización semanal que la mayor parte de este ecosistema había sido afectado por un «estrés de calor significativo» durante el verano, con temperaturas del agua en algunas áreas de hasta 2-4 grados centígrados por encima del promedio.

«Se ha detectado blanqueamiento en todo el Parque Marino: es generalizado pero variable, en múltiples regiones, con un impacto que varía de menor a severo», dijo la agencia en una actualización en su sitio web. Los estudios aéreos mostraron que colonias enteras de coral se habían blanqueado en varios lugares, y en algunas secciones hubo informes de corales muriendo, dijo.

«Los corales del Parque Marino siguen siendo vulnerables a las temperaturas elevadas en curso», dijo la autoridad. Los expertos de la UNESCO estarán en Australia durante 10 días a partir del 21 de marzo para reunirse con científicos, reguladores, legisladores de los gobiernos de los estados de Australia y Queensland y miembros del público, dijo un portavoz del departamento ambiental federal.

“Una oportunidad para sobrevivir”

El equipo informará al Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que se reunirá en junio. El gobierno conservador de Australia ha sido criticado por no hacer lo suficiente para salvar el arrecife de coral más extenso del mundo, a pesar de que incrementó el gasto para mejorar la calidad del agua, el monitoreo de arrecifes y la protección del hábitat en 1.000 millones de dólares australianos (US$738.000.000) este año.

Mientras invierte en esos programas, Canberra ha establecido metas menos ambiciosas para frenar las emisiones de carbono, a las que se culpa por causar el calentamiento de los océanos, para 2030 junto con Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea.

«Solo una acción urgente sobre el cambio climático le dará al arrecife la oportunidad de sobrevivir», dijo Kelly O’Shanassy, ​​directora general de la Fundación para la Conservación de Australia, en un comunicado.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.