[dropcap]S[/dropcap]olitario Jorge, la última tortuga de su especie, no se ha perdido para siempre, pues genes suyos perviven en 17 quelonios que habitan en un volcán de las islas Galápagos, lo que podría permitir restablecer su linaje, según anunció esta semana la Dirección de su Parque Natural.

El Solitario Jorge murió el pasado 24 junio por causas naturales tras más de un siglo de vida sin que los científicos lograran que tuviera descendencia en cautiverio con hembras de especies similares.

Recuperando la especie

Ese parecía el fin de la especie de tortugas gigantes Chelonoidis abingdonii, que vivió en la isla Pinta, pero la Dirección del Parque reveló que nueve hembras, tres machos y cinco jóvenes que habitan en el volcán Wolf, en la Isla Isabela, comparten su ascendencia.

Los científicos consideran que es posible que existan más especímenes híbridos e incluso individuos puros de la especie del Solitario Jorge.

[quote]»El descubrimiento marca el primer paso hacia la recuperación de la especie Chelonidis abingdonii, mediante un programa de reproducción y crianza en cautiverio, opción que es evaluada», explicó la Dirección del Parque.[/quote]

Ardua investigación

El estudio fue realizado por la Dirección del Parque Nacional Galápagos y la Universidad estadounidense de Yale, y será publicado en la revista Biological Conservation.

Sus resultados son fruto de la comparación de más de 1.600 muestras de ADN recogidas en 2008 en el volcán Wolf con los genes del Solitario Jorge y de especímenes de tortugas de su especie conservados en un museo.

Sus responsables planean ahora una serie de expediciones al lugar para capturar a los 17 individuos cuyas células tienen genes de Pinta y buscar otros híbridos y posibles ejemplares puros.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.