En todo el mundo, 17 países, incluida la India, que alberga a 1.300 millones de personas, enfrentan un estrés hídrico extremo. Eso significa que “la agricultura, las industrias y los municipios absorben más del 80% del suministro disponible en promedio cada año”, dice el informe de World Resources Institute (Instituto Mundial de Recursos, WRI).

El informe advierte que el aumento del estrés hídrico y la crisis climática podrían conducir a más “días cero”, un término que se acuñó cuando Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se acercó al borde de quedarse sin agua potable.

La situación no se resolverá sola

“El escenario es alarmante en muchos lugares del mundo, pero es muy importante tener en cuenta que el estrés hídrico no es el destino”, dijo a The Guardian Betsy Otto, directora global de agua de WRI. “Lo que no podemos permitirnos hacer más es fingir que la situación se resolverá sola”.

Además de los 17 países relevados en el documento, el estado de Nuevo México, EEUU, clasifica junto a Emiratos Árabes Unidos y Eritrea, África, como estados con presión extrema por su alto desabastecimiento. Después de Nuevo México,, california ocupa el segundo lugar, seguido por Arizona, Colorado y Nebraska.

A nivel global, la crisis del agua empeora en cuanto más se abre el panorama. La lista internacional está encabezada por Catar, que tiene una puntuación de 4.97 de una escala de 5. Israel, Líbano, Irán, Jordania, Libia, Kuwait, Arabia Saudita, Eritrea, Emiratos Árabes Unidos, San Marino, Bahrein, India, Pakistán, Turkmenistán, Omán y Botswana. El Medio Oriente y el Norte de África albergan a 12 de los 17 países que sufren estrés extremo.

Mala gestión del vital líquido

Además, otros 27 países conforman la lista de “alto estrés hídrico de referencia”.

De los países en la lista, India es un caso atípico. No se encuentra en una zona árida, tiene precipitaciones generalizadas y una red de lagos y arroyos, y su población total es tres veces mayor que la de los otros 16 países combinados. Sin embargo, el mes pasado, la ciudad sureña de Chennai vio cómo sus tuberías de agua potable se secaron, sus embalses se vaciaron y las aguas se redujeron en el lago Puzhal, como informó el portal EcoWatch.

“La sobreexplotación y la mala gestión del agua es la razón de este estrés hídrico”, dijo Shashi Shekhar, exsecretaria del ministerio de recursos hídricos y miembro de la WRI India, según informó India Spend.

Fuente: http://www.lr21.com.uy, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.