Los grandes bancos del mundo prestaron, desde 2005 hasta 2010, más de 250.000 millones de dólares a la industria que usa carbón, una importante fuente de emisión de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases causantes del efecto invernadero.

Así lo señala un informe divulgado la semana pasada por BankTrack, una red internacional de ONGs que hacen un seguimiento de la actividad del sector financiero, en un acto paralelo a la COP17 de Durban en Sudáfrica.

Respaldo frontal

El documento, titulado “Financiando el cambio climático”, examina la cartera de negocios de 93 de los principales grupos bancarios del mundo y su apoyo a 31 compañías mineras extractoras de carbón y 40 empresas productoras de electricidad a partir de ese mineral.

Entre 2005, cuando entró en vigor el Protocolo de Kioto para recortar las emisiones de gases, y 2010, los bancos aportaron a esas empresas los multimillonarios recursos. “Entre 2005 y 2010, el financiamiento del carbón casi se duplicó. Si no hacemos algo con los bancos, el financiamiento del carbón continuará”, dijo Tristen Taylor, de la ONG sudafricana Earthlife Africa.


“Asesinos del clima”

El estudio incluye una lista de los veinte bancos -llamados por BankTrack “asesinos del clima”– que más dinero han facilitado a la industria dependiente del carbón, en su mayoría de EEUU, el Reino Unido, Alemania, Francia, Suiza, China, Italia y Japón.

Los cuatro primeros bancos de la lista son los estadounidenses JP Morgan, City Bank of America y Morgan Stanley, precisa el informe. La construcción de una central eléctrica de carbón no es nada barata, recuerdan las ONG, pues una planta típica de 600 megavatios cuesta unos 2.000 millones de dólares.

“Pese al hecho de que el cambio climático ya está teniendo un grave impacto en las sociedades más vulnerables, abundan los planes para construir nuevas centrales eléctricas de carbón”, señaló Heffa Schuecking, representante de la ONG Urgewald.

Dinero, mentiras y efecto invernadero

“Si los bancos financian esos proyectos -agregó Schuecking-, arruinarán los intentos para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados”. Además, el estudio denuncia que la teoría de las políticas de los bancos sobre el cambio climático dista mucho de la práctica.

Según Yann Louvel, de BankTrack, muchas de las corporaciones de la mencionada lista han hecho “grandes declaraciones acerca de su compromiso para combatir el cambio climático”. Sin embargo, agregó Louvel, “las cifras muestran que su dinero no está en lo que dicen por su boca”.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.