[dropcap]E[/dropcap]l Gobierno de Kiribati negocia comprar al de Fiyi una porción de tierra firme en el océano Pacífico para albergar a su población, ante la temida desaparición de la nación por la subida del nivel del mar causada por el cambio climático.

El pequeño Estado de Kiribati está interesado en una zona de 20 Km2 de extensión en la mayor y más montañosa de las islas del archipiélago de Fiyi, Viti Levu, para alojar a 103.000 kiribatianos en el caso de que se cumplan los fatídicos pronósticos de los expertos, explicó a la agencia EFE Filimoni Kau, su secretario de Tierras y Recursos Minerales.

Refugiados climáticos

[quote]»Nuestra gente tendrá que ser reasentada cuando las mareas hayan alcanzado nuestros hogares y poblaciones», anunció el presidente de Kiribati, Anote Tong, en un discurso dirigido al país y emitido por la radio y la televisión pública recientemente.[/quote]

Hasta el momento, varias decenas de personas que vivían en aldeas levantadas en la costa de islotes de Kiribati han emigrado ante el oscuro porvenir que les aguardaba y se han convertido en los primeros refugiados climáticos, un estatus reconocido por las Naciones Unidas para los afectados por las consecuencias del calentamiento global.

En caso de que el acuerdo bilateral con Fiyi fructifique, el Gobierno de Kiribati no planea trasladar a toda su población «de una sola vez».

[box_dark]La desaparición del territorio por la subida del nivel del mar no es el único problema que afronta este país oceánico de poco más de 100.000 habitantes, afectado también por una progresiva salinización de los acuíferos, vitales para su supervivencia.[/box_dark]

Búsqueda de soluciones

La aparente desidia con que la comunidad internacional se toma el desastre natural que se cierne sobre Kiribati obliga a su Gobierno a no descartar ninguna opción, incluida la de albergar a la población encima de una gigantesca plataforma flotante, similar a las que ensamblan las compañías petrolera para extraer crudo del lecho marino.

También el presidente y su Ejecutivo han considerado la construcción, como medida temporal un alto muro a lo largo de la costa de las islas pobladas más amenazadas, con el propósito de frenar la subida del mar.

Desde hace unos cuatro años, el Gobierno de Kiribati, un país que vive de los ingresos que generan la exportación de pescado y copra (médula del coco) y el turismo, mantiene conversaciones con estados insulares vecinos con el propósito de sondear la posibilidad de que alberguen parte de su población local.

[box_dark]Otras naciones insulares como las Islas Marshall o Tuvalu afrontan un problema similar al de Kiribati[/box_dark]

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.