Todavía mareado por el tranquilizante, un bongo de montaña dio sus primeros pasos inciertos fuera del cautiverio hacia un santuario, abierto por conservacionistas en Kenia en el que esperan se pueda salvar a este antílope forestal endémico del borde de la extinción.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), una combinación de enfermedades, caza furtiva y pérdida del hábitat forestal por la tala y la agricultura ilegales ha dejado menos de 100 bongos de montaña en estado salvaje.

Amenazado por el exceso de caza

Pero esta semana, los conservacionistas liberaron cinco de los grandes antílopes de color castaño, que son nativos de los bosques ecuatoriales de Kenia, en el Santuario Bongo de la Montaña Mawingu de 3,1 kilómetros cuadrados en las estribaciones del Monte Kenia, informa Reuters.

«El bongo de montaña es uno de los animales icónicos más importantes de Kenia», dijo Najib Balala, ministro de turismo y vida silvestre, después de cortar la cinta en la ceremonia de inauguración del santuario esta semana. El lanzamiento del santuario del bongo es la culminación de un programa de reproducción y reconstrucción que comenzó en 2004, que tiene como objetivo tener de 50 a 70 bongos en el santuario para 2025 y 750 para 2050, según el gobierno.

«Este es como el primer paso en la recuperación», dijo Isaac Lekolool, jefe de servicios veterinarios del Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS). Los bongos de montaña alguna vez deambularon ampliamente en grandes cantidades, pero los pocos animales que quedan, cuyos pelajes están salpicados con finas rayas blancas distintivas, viven en áreas aisladas de bosque esparcidas por Kenia.

Trabajo con las comunidades

Entre las amenazas, la UICN dice que ha habido un aumento en la caza del bongo de montaña por parte de la población local, incluida la caza con perros. «Esta especie terminará siendo llevada a la extinción en la naturaleza a menos que se haga algo rápido», dijo Robert Aruho, jefe de servicios veterinarios en Mount Kenya Wildlife Conservancy (MKWC), una organización benéfica.

MKWC ha establecido programas comunitarios de conservación, educación y empoderamiento para crear conciencia y ayudar a reducir las amenazas humanas al animal. La organización también ha involucrado a las comunidades locales en la plantación de más de 35.000 especies de árboles autóctonos alrededor del Monte Kenia, el segundo pico más alto de África, para restaurar el ecosistema forestal degradado. Para ayudar a mantener la diversidad genética en el programa de reproducción, se aprobó la importación de bongos de Europa y América, dijo Aruho.

Fuente: https://www.reuters.com, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.