[dropcap]L[/dropcap]a Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco) confirmó este domingo 1 de septiembre la detección de niveles extremadamente altos de radiación en tanques de almacenamiento de agua contaminada de la central nuclear de Fukushima, situada en el noreste de Japón, y que podría acabar con la vida de una persona en cuestión de cuatro horas.

En concreto, el pico de radiación detectada asciende a 1.800 milisieverts por hora, un nivel que es 18 veces mayor que el nivel de radioactividad registrado en las mismas zonas el 22 de agosto.

fukushimaradiacion8

No descartan más fugas

Tepco ha localizado tres tanques y un conducto afectados, según la agencia de noticias nipona Kyodo, en el marco de un proceso de monitorización de los más de 900 tanques de almacenamiento que dispone la central nuclear tras la fuga de alrededor de 300 toneladas de agua radioactiva de uno de los tanques el pasado 20 de agosto.

En otra de las zonas afectadas, un charco ubicado bajo unos conductos que enlazan varios tanques, la radioactividad se sitúa en los 230 milisieverts por hora, según ha informado la cadena japonesa NHK. Aunque no se ha registrado ningún descenso del nivel del agua contaminada en los tanques, Tepco no descarta que se hayan producido más fugas.

Un portavoz de la operadora explicó que los altos niveles hallados se pueden deber también en parte a que ahora se están utilizando instrumentos de medición capaces de detectar cantidades de radiación mucho mayores. Los tanques afectados están construidos de láminas de acero y ensamblados al igual que el que la pasada semana se detectó que había filtrado 300 toneladas de agua contamina al mar.

fukushimaradiacion5

Análisis de 350 tanques

Tepco reveló entonces también que además de la filtración de agua radioactiva de uno de sus tanques se descubrieron altos índices de radiación en la parte inferior de otros dos. En estas cisternas, de las que hay cerca de 1.000 repartidas por toda la central, se almacena parte del agua altamente radioactiva acumulada en los sótanos de los reactores, que se incrementa a diario por la filtración de líquido procedente del sistema de refrigeración y de los acuíferos bajo la planta.

En estos momentos Tepco está en proceso de analizar los cerca de 350 tanques que son del mismo modelo que el defectuoso, fabricado cuando se produjo la crisis nuclear de forma más económica y rápida, al haberse usado resina para unir sus juntas en lugar de soldarlas.

Tras el inicio de la crisis nuclear, la peor de la historia junto a la de Chernóbil en 1986, el Gobierno nipón y la operadora de la central iniciaron las labores de limpieza y decretaron una zona de exclusión de 20 kilómetros en torno a la central por la alta radiación, que ha sido parcialmente levantada, aunque mantienen evacuadas a decenas de miles de personas.

Fuente: Europa Press, Diario El Mundo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.