La Cumbre de Biodiversidad de Nagoya (Japón) entró hoy en su fase crucial para preservar la biodiversidad del planeta, entre elevados compromisos financieros de Japón y peticiones de metas realistas por parte de los países emergentes. Representantes de 193 naciones se dan cita hasta este viernes en Nagoya en la X Conferencia de las Partes de la Convención sobre Biodiversidad Biológica, que busca un difícil acuerdo para proteger la biodiversidad entre 2011 y 2020, después del vencimiento este año de los objetivos acordados en 2002.

Hoy, en la inauguración de las reuniones ministeriales, el primer ministro japonés, Naoto Kan, anunció 2.000 millones de dólares para ayudar a los países menos desarrollados a cumplir los compromisos que salgan de Nagoya, mientras la Comisión Europea hizo pública una contribución de dos millones de euros.

Sólo quedan 700 Gorilas de Montaña en el mundo.

Marcadas contradicciones

Hoy, en los discursos oficiales se lanzó un fuerte mensaje a favor de la conservación, pero en la práctica los países desarrollados y los emergentes difieren en puntos críticos como la protección de los mares o un protocolo que regule el acceso y la participación equitativa en los beneficios de los recursos genéticos. En la plenaria ministerial, el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México, Juan Rafael Elvira Quesada, manifestó que “América Latina y el Caribe están comprometidos con el éxito de la cumbre”, pero pidió “metas globales y realistas”.

También defendió un protocolo sobre los recursos genéticos, definidos por la ONU como “el material hereditario con valor económico, científico o social contenido en las especies”, por ejemplo en las plantas y microorganismos que se encuentran en territorios indígenas de México o de los países amazónicos.

La población del demonio de Tazmania de se ha reducido a 15.000 ejemplares.

Protección de espacios terrestres y marítimos

Brasil y China están entre los países que han sido criticados por no dar su brazo a torcer en asuntos como las medidas para conservar entre un 15 y un 20 por ciento de las áreas terrestres y marítimas. Uno de los debates más espinosos es el referido a la protección de las áreas marinas; China espera que se reduzca el área de protección al 6 por ciento de los océanos debido a limitaciones de financiación.

Aún así, Pekín parece querer ser parte del compromiso para proteger la biodiversidad, tal y como expresó en la inauguración el primer ministro de Yemen, Alí Mohammed Mujawwar, en representación del Grupo de los 77, que agrupa a los países en vías de desarrollo y China.

3.200 Tigres quedan en el mundo.

Los representantes de alto nivel que participan en esta última parte de la cumbre coincidieron en que la protección de la biodiversidad va de la mano de la lucha contra la pobreza y respaldaron una “economía verde” que promueva el desarrollo sostenido y el respeto a la diversidad del planeta.

Fuente: EFE, BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.