En lo que los reguladores japoneses llamaron la semana pasada un acontecimiento “extremadamente grave”, se registraron niveles letales de radiación dentro del edificio del reactor dañado en la central nuclear de Fukushima No. 1, lo que amenaza el cierre y desmantelamiento de la planta.

Según varios reportes, la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) de Japón informó que se han encontrado cantidades masivas de materiales radioactivos alrededor de los tapones de protección de los recipientes de contención en los reactores No. 2 y No. 3.

Alarmante hallazgo

Los funcionarios de la NRA estimaron los niveles de radiación en 10 sieverts por hora, suficiente para matar a un trabajador que pasa solo una hora allí. La clausura del reactor requiere que los trabajadores retiren los tapones de protección, que bloquean la radiación del núcleo del reactor durante el funcionamiento normal de la planta.

Este descubrimiento ha obligado a los funcionarios a reconsiderar sus planes de cierre. El presidente de la NRA, Toyoshi Fuketa, dijo que quitar los tapones de protección altamente irradiados hizo que la recuperación segura de los desechos de combustible nuclear, una tarea que ya era peligrosamente abrumadora, fuera aún más difícil.

“Parece que los desechos nucleares se encuentran en un lugar complicado”, dijo Fuketa en una conferencia de prensa a principios de este mes. “Esto tendrá un gran impacto en todo el proceso de trabajo de desmantelamiento”. El último hallazgo alarmante es el resultado de una investigación que se reanudó en septiembre después de una pausa de cinco años en la que la NRA tomó nuevas medidas de los niveles de radiación alrededor de los tapones de protección en los reactores No. 2 y No. 3.

La tarea será pospuesta hasta 2022

Tokyo Electric Power Co., el operador de la planta, anunció el pasado 24 de diciembre que la remoción de escombros de combustible nuclear se pospondría hasta 2022 o más tarde debido a la pandemia de coronavirus.

El desastre de Fukushima Daiichi, resultado de un terremoto y un tsunami en 2011 que mató a más de 15.000 personas en el noreste de Japón, fue el peor incidente nuclear desde el colapso de Chernobyl en 1986 en la ex Unión Soviética, y el peor en Japón desde que Estados Unidos libró un guerra nuclear contra el país en 1945 que mató a cientos de miles de personas.

Fuente: https://www.ecowatch.com/, https://www.commondreams.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.