Una ley de descontaminación nuclear entró el 1 de enero en vigor en Japón con la finalidad de limpiar las zonas afectadas por la crisis de la central de Fukushima-1, ocasionada por el devastador terremoto y tsunami de marzo de 2011.

La normativa prevé planes para ese propósito en 102 municipios de ocho prefecturas, cuyas dosis de radiación se espera superen al año una milésima de sievert por encima de la radiación medioambiental natural y la empleada en el tratamiento médico, reportó la prensa local.

Tratando de solucionar el problema

Promulgada en agosto de 2011, la legislación facilita las labores de descontaminación de edificios, suelos y residuos contaminados con material radiactivo.

El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, anunció recientemente que los tres reactores accidentados de la central nuclear de Fukushima alcanzaron las condiciones de “parada fría”, un logro en los esfuerzos por controlar el peor accidente nuclear desde Chernóbil.


Aunque, de acuerdo con Noda, ello no significa la solución del problema, implica al menos la estabilidad de la temperatura, por debajo de los 100 grados, en el fondo de las vasijas de presión y en las de contención, así como la remisión de las filtraciones radioactivas de la planta de forma sustancial.

A la nación asiática le llevará cuatro décadas desmantelar por completo los reactores, sin embargo, para dar por terminada la crisis faltaría descifrar las incógnitas en torno a los efectos a mediano y largo plazo del accidente nuclear.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.