Canadá se convirtió en el séptimo territorio afectado por la ahora tormenta Irene. Tras una estela de destrozos en Estados Unidos y el Caribe, hoy permanecían en Quebec miles de familias sin electricidad.

Según reportes de televisión, las advertencias sobre fuertes lluvias y vientos continuaban este lunes para las provincias canadienses del Atlántico, una zona donde Irene llegó aún con ráfagas de 90 kilómetros por hora.

Fuerza natural

En el norteño país la tempestad obligó a dejar en tierra a cientos de aviones, paralizó líneas de autobuses y trenes, derribó docenas de árboles y cortó el suministro eléctrico a decenas de miles de clientes.

La corporación energética Hydro-Quebec confirmó que al menos 248 mil residentes en esa jurisdicción durmieron en la oscuridad de domingo para lunes, mientras brigadas de mantenimiento trabajaban desde la madrugada para intentar restablecer el servicio.

Daños adicionales se registraron en la provincia de New Brunswick, donde cinco mil familias continuaban sin electricidad.

Lo peor estaría por venir

La ciudad más afectada es Montreal, donde la Policía ha tenido que cortar los accesos al centro durante varias horas para evitar que las ventanas arrancadas de un edificio de viviendas por el viento hirieran a alguien. Además, el temporal ha derribado árboles y señales de tráfico.

El ministro de Medio Ambiente, René Héroux, ha anunciado que lo peor se espera para las próximas horas, por lo que ha recomendado a los canadienses que consigan provisiones para sobrevivir durante al menos tres días.

Desde inicio de la pasada semana el entonces huracán Irene -primer gran ciclón en esta temporada atlántica- azotó las islas Turcas y Caicos, Haití, República Dominicana, Puerto Rico y Bahamas, antes de topar con las costas sureñas estadounidenses.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.