Científicos opinaron que el cambio climático tiene un mayor impacto en los grandes árboles de los bosques tropicales y su muerte disminuye la absorción del carbono atmosférico, afirmó un estudio difundido esta semana y reseñado por Prensa Latina.

Un nuevo informe publicado en la revista Nature Plants presentado por investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de Panamá y la Universidad de Birmingham del Reino Unido, señaló que esos colosos del bosque, cuya desaparición está poco investigada, pueden quedar atrapados en un circuito de retroalimentación.

Reducción de la biomasa de los bosques tropicales

Los árboles almacenan la mitad del carbono en los bosques tropicales maduros, pero podrían estar en riesgo de muerte como resultado del cambio climático, liberando cantidades masivas de carbono a la atmósfera, advirtieron los expertos. “Este marco teórico nos permite postular que los impulsores abióticos (impiden la vida) de la mortalidad de los árboles, en particular la sequía, el viento y los rayos, regulan el ciclo del carbono de los bosques tropicales a través de sus efectos desproporcionados sobre los árboles grandes”, explicó el informe.

“Como se predice que el cambio global aumentará la presión de los conductores abióticos, las muertes asociadas de árboles grandes podrían reducir rápida y duraderamente las existencias de biomasa de los bosques tropicales”, aseguró la fuente. El resumen de la investigación insistió en la necesidad de estudios para comprender cómo los factores cambiantes de la mortalidad están reestructurando el ciclo del carbono en los bosques tropicales, pero como afirmó una de sus autores, Adriane Esquivel-Muelbert, “los árboles grandes son difíciles de medir”.

Esta última es una de las razones de lo poco que se conoce de los gigantes de la jungla, pues “son la pesadilla de una gira de campo, porque siempre tenemos que volver con una escalera para subir y buscar un lugar para medir la circunferencia por encima de los contrafuertes. Toma mucho tiempo”, explicó la científica británica.

Reto científico

“Debido a que generalmente carecemos de los datos necesarios para decirnos qué mata a los árboles que tienen más de aproximadamente 50 centímetros de diámetro, eso deja fuera a la mitad de la biomasa forestal en la mayoría de los bosques”, comentó el investigador Evan Gora, becario postdoctoral de STRI.

Este científico, quien estudia el papel de los rayos en la jungla tropical, aseguró que solo el uno o dos por ciento de los árboles grandes mueren anualmente, por lo tanto, “los investigadores deben tomar muestras de cientos de individuos de una especie determinada, para comprender por qué están muriendo”.

El estudio demostró gráficamente que cuando cae uno de esos colosos, la escena pareciera similar a los efectos de una bomba, por ende, si el cambio climático aumenta la tasa de muerte de esos gigantes, el paisaje de los bosques cambiará drásticamente.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.