Científicos peruanos han descubierto cuatro especies de insectos y una variedad de araña, todos ellos extintos, fosilizados en piezas de ámbar de 20 millones de años de antigüedad, informó a la agencia EFE Klaus Hönninger, que dirige la investigación.

Las cinco especies desaparecidas fueron descubiertas el pasado mes de abril por el propio Hönninger, director del museo peruano Meyer Hönninger, en un rico yacimiento a orillas del río Santiago, en el departamento selvático del Amazonas (norte).

Reconstruyendo un hábitat antiguo

Según explicó el paleontólogo, en el yacimiento, perteneciente al período Mioceno, se encontraron 360 piezas de ámbar y en cinco de ellas los científicos hallaron presencia de las cuatro especies de insectos y la variedad de araña ahora desaparecidos.

Hönninger destacó que el descubrimiento permitirá determinar cómo vivían estos animales 20 millones de años atrás, así como reconstruir el hábitat de esa zona de la selva peruana de aquel entonces. “Vamos a poder comprender cómo era el Amazonas y qué es lo que nos espera”, indicó el científico. Agregó que todas las especies comparten la característica de tener unas largas extremidades, una posible evidencia de adaptación al medio en el que vivían.

Especies extrañas

Para Hönninger, la especie más extraña contenida en ámbar, es una araña de 2 milímetros de longitud, con unas patas que triplican la longitud de su cuerpo. Destaca, además, una avispa de 3 milímetros de longitud sin aguijón, con seis patas y dos antenas con las mismas dimensiones que el cuerpo, un gran tamaño en comparación a las antenas de sus parientes actuales.

La avispa, que quedó atrapada en el ámbar mientras devoraba a otro insecto, tiene la peculiaridad de tener un aparato reproductor ubicado en una pequeña cavidad entre el tórax y abdomen, frente a las actuales que lo tienen en la parte trasera.

Otra de las piezas de ámbar contiene una especie similar a una mosca, de 2 milímetros de longitud, que, a diferencia de las actuales, presenta patas muy largas y cuatro alas muy bien definidas (las moscas actuales sólo tienen dos alas). Los científicos hallaron además una “chicharra” (cigarra) con indicios de formación de alas y una especie primitiva de mosquito, en tan buen estado de conversación que se pueden apreciar sus ojos.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.