Líquidos como vino, licores o aceites, o incluso detergentes y productos cosméticos, son algunos de los productos que se pueden comercializar en estos nuevos envases, desarrollados por la empresa hispano-portuguesa Smurfit Kappa.

Un 75% de cartón y un 25% de plástico, con una huella ecológica cinco veces menor a la de un envase de vidrio, son los argumentos ambientales del nuevo sistema de embalaje «bag-in-box».

Para todo uso

El director de Marketing e Innovación de es empresa, José Fariñas, ha explicado que los nuevos envases, de uso único, sirven para conservar también productos alimenticios durante varios meses. El «bag-in-box» está compuesto por un grifo hermético, situado en la parte inferior, y una bolsa, insertada a su vez en una caja de cartón ondulado, en la que se puede imprimir la información del producto.

Según sus promotores, este envase es especialmente útil para los productos que son sensibles a la oxidación por el oxígeno. El vino por ejemplo, ha señalado Fariñas, es un producto que en botella se oxida en 2 o 3 días tras la apertura, mientras que este envase se mantendría en perfectas condiciones durante un periodo de unas 8 semanas.

Para los interesados en este nuevo envase, José Fariñas explica que, debido a su composición (fundamentalmente cartón) se puede depositar la bolsa vacía en el contenedor correspondiente para su posterior reciclado.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.