Un pequeño grupo de cazadores-recolectores de Borneo ha logrado una importantísima victoria sobre una enorme empresa de palma de aceite que tenía su selva como objetivo.

El mes pasado la organización Survival International hizo público que la empresa malasia Shin Yang estaba talando la selva y plantando palma de aceite en una zona en la que iban a ser reasentados miembros del pueblo indígena penan, tras ser desplazados para dejar paso a la presa de Murum.

Continúa el avance del «progreso»

Ahora la empresa ha anunciado que ha paralizado el trabajo en dicha zona “a la espera de la verificación por parte de las autoridades” de que el territorio ha sido asignado a los penan.

Los penan han dejado claro que no quieren desplazarse para dejar paso a la presa, pero creen que no tienen otra opción. La zona en la que han elegido reasentarse es parte de su territorio ancestral, pero ni el Gobierno ni Shin Yang los consultaron sobre la destrucción de su selva.

Los penan dependen de la selva para la caza de animales como jabalíes y monos y para la recolección de sago, frutos y ratán con el que hacen cestas y otros artefactos.

Supervivencia en peligro

Los penan no pueden sobrevivir sin su selva. “No somos como la gente que puede vivir con dinero, ya que nosotros sólo podemos vivir si nuestra tierra no es destruida. Sin tierra, no podremos sobrevivir”, expresa un indígena penan.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Una gran victoria para los penan. La plantación de palmas de aceite en esta zona habría tenido como resultado, casi con toda seguridad, la pobreza y miseria más absolutas para este pueblo indígena. El Gobierno malasio debe continuar respetando el derecho de los penan a su territorio, de forma que ninguna empresa pueda en el futuro talar sus árboles sin su permiso”.

Fuente: Survival International, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.