Pueblos indígenas de Brasil y Colombia demandaron al Grupo Casino en un tribunal francés este miércoles por la venta de carne de res relacionada con el acaparamiento de tierras y la deforestación en el Amazonas, según informaron activistas involucrados en la demanda.

Es la primera vez que una cadena de supermercados francesa ha sido llevada a los tribunales por la deforestación y la pérdida de tierras y medios de vida en virtud de una ley de 2017 en Francia que exige que sus empresas eviten violaciones de derechos humanos y ambientales en sus cadenas de suministro.

Deforestación ganadera de 50.000 hectáreas

Casino, que controla el minorista de alimentos más grande de Brasil, el Grupo Pao de Acucar (GPA) y, a través de él, también el minorista colombiano Almacenes Éxito, dijo que luchó activamente contra la deforestación por parte de los ganaderos en Brasil y Colombia.

La demanda alega que Casino compraba regularmente carne de res de tres mataderos propiedad de una importante empacadora de carne brasileña. Esos mataderos obtuvieron ganado de casi 600 proveedores responsables de la deforestación de al menos 50.000 hectáreas, un área cinco veces el tamaño de París, entre 2008 y 2020, según la demanda.

“La demanda de carne de res por parte de Casino y Pão de Açúcar trae deforestación y acaparamiento de tierras y violencia”, dijo en un comunicado, Luis Eloy Terena de COIAB, un organismo que coordina a los grupos indígenas en la Amazonía brasileña. Casino dijo que GPA aplicó una política rigurosa de controlar el origen de la carne entregada por sus proveedores, y agregó que la carne brasileña no se vendía en sus tiendas francesas. Brasil es el segundo mercado más grande de Casino después de Francia.

Aseguran que no se cumplieron con todos los controles

“La ganadería sustentable es uno de los puntos focales de la estrategia de sustentabilidad de la empresa”, dijo la empresa matriz de Almacenes Éxito, Grupo Éxito, en respuesta a preguntas de la agencia Reuters, llamándose a sí misma pionera en la implementación de la práctica en el comercio minorista colombiano.

La Amazonía juega un papel vital en la regulación del clima de la Tierra al absorber dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero responsable del calentamiento global. Un área de la selva amazónica del tamaño de Israel fue talada el año pasado, dicen los conservacionistas, y la ganadería es uno de los principales impulsores de la pérdida de hábitat, ya que el crecimiento de la población y la expansión de las clases medias de las naciones en desarrollo alimentan el consumo de carne y lácteos.

Sebastian Mabile, un abogado de los demandantes, dijo que Casino y su subsidiaria no habían cumplido con sus obligaciones de vigilar sus cadenas de suministro. “Queremos que paguen aproximadamente 3 millones de euros a las organizaciones que representan a los pueblos indígenas y se aseguren de que sus actividades no conlleven deforestación”, dijo Mabile en rueda de prensa.

Protegiendo la Amazonía a toda costa

Las empresas están bajo una presión creciente de la legislación nacional y los activistas para proteger la Amazonía. En febrero, el banco francés BNP Paribas se comprometió a financiar solo a las empresas productoras de carne de res o soja en América Latina que adopten una estrategia de deforestación cero para 2025.

En enero, BNP Paribas, Credit Suisse y el prestamista holandés ING anunciaron que dejarían de financiar el comercio de petróleo crudo de Ecuador. Los líderes indígenas dijeron que el dinero de los bancos los hizo cómplices de la destrucción de la selva tropical por la industria petrolera de Ecuador. Entre los demandantes se incluyen grupos ecologistas franceses y estadounidenses.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.