[dropcap]B[/dropcap]irdlife Internacional logró frenar la matanza de decenas de miles de halcones de Amur en India, donde iban a ser cazados para ser vendidos como comida, según informó la filial española de la organización, SEO/Birdlife.

En 2012 se capturaron 100.000 ejemplares para ser vendidos como comida en el estado de Nagaland, al nordeste del país y mediante la movilización internacional, las autoridades de India han protegido la especie, por lo que este año no se ha capturado “ni un solo ejemplar”.

 photo halcondeamur1.jpg

Vendidos como comida

Además, la ONG informa que se ha formado a la población para evitar la matanza de este halcón, que realiza migraciones cada año en las que recorre 22.000 kilómetros, desde China hasta Sudáfrica.

La matanza del año pasado quedó retratada en un vídeo en el que se mostraba la crudeza de la caza de decenas de miles de estas pequeñas rapaces insectívoras, sacrificadas en su viaje anual hacia África. Una vez capturados, los halcones se enviaban a los mercados locales, tanto muertos como vivos, para ser ahumados y vendidos como comida.

El socio de BirdLife en India, Bombay Natural History Society (BNHS), se movilizó inmediatamente para obtener una respuesta. Las capturas se detuvieron, las redes fueron destruidas y los cazadores ilegales detenidos, aunque no antes de que se hubiera cometido un daño terrible. Se estima que unos 100.000 ejemplares fueron abatidos antes de que las autoridades intervinieran ante las demandas de BirdLife y otras organizaciones.

 photo halcondeamur2.jpg

Extraordinario cambio

En este ejercicio, BNHS ha podido organizar un programa completo para salvar los halcones en torno a la reserva de Doyang, que emplean de dormidero durante su migración. De hecho, apunta que las actitudes han cambiado tanto en un solo año que los halcones de Amur son tratados ahora, según el gobernador del estado indio de Nagaland, como “estimados huéspedes”.

Los halcones de Amur llevan a cabo una espectacular migración. Cada año recorren unos 22.000 kilómetros entre sus zonas de cría en el norte de China hasta su refugio invernal en Sudáfrica, atravesando más de 3.000 kilómetros de mar abierto para cruzar el océano Índico. Es un ave comunal, que se agrupa en bandos de miles y decenas de miles. Desgraciadamente, sus costumbres gregarias hacen muy vulnerable a la especie, pues su captura con redes en  los dormideros resulta fácil.

“De los 100.000 halcones de Amur que estimamos cayeron el año pasado hemos pasado a ninguno esta temporada. La transformación es extraordinaria y el cambio se ha operado de forma muy rápida. Queremos que siga siendo así y para eso necesitamos dar soluciones que sean sostenibles y prácticas para la comunidad local”, ha asegurado el director de BirdLife India, Asad Rahmani.

Fuente: EUROPA PRESS, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.