Los incendios forestales no dejan de ser peligrosos después de que se apagan las llamas. Incluso una lluvia moderada después de un incendio puede causar un deslizamiento o deslave de tierra mortal, según una nueva investigación de la Universidad Riverside en California, EEUU.

«Cuando el fuego atraviesa una cuenca, crea sellos cerosos que ya no permiten que el agua penetre en el suelo», explicó el estudiante de doctorado en ciencias ambientales y autor del estudio James Guilinger. En cambio, el agua de lluvia se escurre de la superficie del suelo provocando flujos de escombros, que son deslizamientos de tierra de movimiento rápido que generalmente comienzan en colinas empinadas y se aceleran a medida que se mueven.

Cambio de los patrones naturales de la montaña

«El agua ya no se comporta como agua, es más como cemento húmedo», dijo Guilinger. «Puede arrastrar objetos tan grandes como rocas que pueden destruir la infraestructura y herir o incluso matar a personas, que es lo que sucedió después del incendio de Thomas en Montecito en 2018».

Guilinger y su equipo de mentores y colaboradores querían comprender en detalle cómo múltiples ciclos de tormentas afectan un área que ha sido quemada por incendios forestales, ya que el sur de California tiende a tener gran parte de su lluvia en la misma temporada.

El equipo se dirigió a la cicatriz de la quemadura causada por el incendio “Santo” que arrasó 9300 hectáreas cerca del lago Elsinore para observar este fenómeno, y sus resultados se han publicado recientemente en el Journal of Geophysical Research: Earth Surface.

Monitorizan la erosión del suelo

«Es solo recientemente que la tecnología ha avanzado hasta el punto de que podemos monitorear directamente la erosión del suelo a escalas extremadamente pequeñas», dijo Andrew Gray, profesor asistente de hidrología de cuencas hidrográficas y asesor de Guilinger. El laboratorio de Gray trabaja para comprender cómo los incendios forestales afectan el movimiento del agua y los sedimentos a través de los paisajes después de los incendios forestales.

Incluso con la última tecnología, los datos no fueron fáciles de obtener. Para desplegar su escáner láser terrestre, que utiliza ondas visibles e infrarrojas para reconstruir superficies con una precisión milimétrica, los científicos tuvieron que escalar laderas empinadas. También desplegaron drones en colaboración con Nicolas Barth, profesor asistente de geomorfología, para alejarse y ver hasta 10 hectáreas de tierra después de las tormentas.

Lo que encontraron es que la mayor parte del suelo de los canales en el fondo de los valles entre las laderas de las colinas se erosionó durante las primeras lluvias, aunque las lluvias fueron relativamente modestas. Los canales se llenan de material durante los años entre incendios, así como en respuesta a los incendios, y la lluvia provoca una rápida erosión que da como resultado flujos de escombros.

Tecnología al servicio de la prevencion

«Esto demuestra que las primeras tormentas que azotan un área son las más críticas», dijo Guilinger. «Realmente no se pueden mitigar en la fuente. En cambio, las personas aguas abajo deben ser conscientes de los peligros, y los administradores de tierras necesitan herramientas de modelado de peligros para ayudarlos a responder de manera efectiva y crear un plan para atrapar el sedimento a medida que fluye».

Los modelos del Servicio Geológico de EEUU incorporan datos a partir de 10 metros de las pendientes en las cuencas hidrográficas e información sobre la gravedad de las quemas a partir de imágenes de satélite para estimar la probabilidad y la magnitud del flujo de escombros que se produciría bajo una determinada cantidad de lluvia.

«Podemos utilizar datos como estos y los resultados de estudios como el nuestro para informar sobre la actualización dinámica de los modelos de peligro en el futuro», dijo Guilinger. «En lugar de tener un único conjunto de predicciones para toda la temporada de lluvias, es posible que podamos actualizar estos modelos después de cada tormenta».

Guilinger planea utilizar fondos del Programa Conjunto de Ciencias del Fuego federal para mejorar los modelos de peligro existentes. «Esto podría resultar muy útil para los administradores de tierras, ya sea que se vean afectados de inmediato o que planeen mitigar las peligrosas secuelas de los incendios forestales», dijo.

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.