Los incendios forestales en Siberia, América del Norte y alrededor del Mediterráneo causaron niveles récord de emisiones de CO2 que calientan el planeta este verano, dijo este martes el servicio de monitoreo de la Tierra de la UE.

A nivel mundial, los bosques en llamas emitieron más de 2.500 millones de toneladas de CO2, el equivalente a las emisiones anuales de India de todas sus fuentes, en el período de julio y agosto, informó el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS). Más de la mitad de las emisiones de CO2 de los incendios forestales en julio provinieron de América del Norte y Siberia.

Cantidad inusual de incendios

Las olas de calor, las condiciones de sequía y la reducción de la humedad del suelo amplificada por el calentamiento global han contribuido a incendios sin precedentes en tres continentes. Incluso el Círculo Polar Ártico estaba en llamas, liberando alrededor de 66 millones de toneladas de CO2 de junio a agosto, con casi mil millones de toneladas de Rusia en su conjunto durante el mismo período.

«Lo que se destacó como inusual fue la cantidad de incendios, el tamaño del área en la que se estaban quemando, su intensidad y también su persistencia», dijo Mark Parrington, científico principal y experto en incendios forestales de CAMS. Los incendios comenzaron a arrasar en el noreste de Siberia en junio y solo comenzaron a disminuir a fines de agosto y principios de septiembre, informó el servicio de monitoreo por satélite.

Las emisiones de la región de junio a agosto fueron casi el doble en comparación con el año anterior. Si bien las imágenes de satélite no revelan cómo comienzan estos incendios, se cree que muchos de los siniestros a principios del verano fueron causados ​​por incendios «zombis» que arden sin llama durante el invierno y luego se vuelven a encender.

Aumento del área potencial de combustión

En el oeste de EEUU y la Columbia Británica de Canadá, que registraron temperaturas récord cercanas a los 50 grados Celsius, los incendios devastaron grandes extensiones de bosque. Masivas columnas de humo de Siberia y América del Norte cruzaron el Atlántico y llegaron a Gran Bretaña y partes de Europa en agosto.

Las naciones a lo largo del borde del Mediterráneo, mientras tanto, tuvieron sus propios incendios descontrolados, agravados por las persistentes olas de calor. La intensidad diaria del fuego en Turquía alcanzó los niveles más altos jamás registrados en el conjunto de datos de casi 20 años. Otros países quemados por incendios fuera de control fueron Grecia, Italia, Albania, Macedonia del Norte, Argelia y Túnez.

El aumento de las temperaturas y el aumento de la sequedad debido a los cambios en los patrones de lluvia crean las condiciones ideales para los incendios forestales o de matorrales. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha informado que el período de cinco años hasta 2020 fue «sin precedentes» para los incendios, especialmente en Europa y América del Norte.

«A nivel mundial, los aumentos en la temperatura y la aridez han aumentado la duración de las temporadas de incendios y han duplicado el área potencial de combustión», concluyó el panel asesor de ciencias climáticas del IPCC de la ONU en un informe preliminar obtenido por AFP.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.