El impacto tóxico de los pesticidas en las abejas y otros polinizadores se ha duplicado en una década, según muestra una nueva investigación, a pesar de una caída en la cantidad de pesticidas utilizados.

Los pesticidas modernos tienen una toxicidad mucho menor para las personas, los mamíferos salvajes y las aves y se aplican en cantidades menores, pero son aún más tóxicos para los invertebrados. El estudio muestra que la mayor toxicidad supera los volúmenes más bajos, lo que lleva a un impacto general más mortal en los polinizadores y los insectos que viajan por el agua, como las libélulas.

Contradicciones al descubierto

Los científicos dijeron que su trabajo contradice las afirmaciones de que la disminución en la cantidad de pesticidas utilizados está reduciendo su impacto ambiental. La investigación también muestra que el impacto tóxico de los pesticidas usados ​​en cultivos genéticamente modificados sigue siendo el mismo que en los cultivos convencionales, a pesar de las afirmaciones de que los cultivos transgénicos reducirían la necesidad de pesticidas.

La investigación se basa en el uso y la toxicidad de 380 pesticidas aplicados en los EEUU de 1992 a 2016. Los científicos dijeron que la misma tendencia de volúmenes más bajos pero un mayor impacto tóxico es probable para muchas regiones del mundo, pero datos de acceso abierto sobre el uso de pesticidas no están disponible en la UE, América Latina, China o Rusia.

Los pesticidas son un factor citado por los científicos que incide en la caída de las poblaciones de algunos insectos. Estas especies juegan un papel vital en los ecosistemas que sustentan a la humanidad, en particular al polinizar las tres cuartas partes de los cultivos del planeta.

Menos tóxicos para aves y otros vertebrados

“Los compuestos que son particularmente tóxicos para los vertebrados han sido reemplazados por compuestos con menos toxicidad para vertebrados y eso es un éxito”, dijo el profesor Ralf Schulz, de la Universidad de Koblenz y Landau en Alemania, quien dirigió la investigación. “Pero al mismo tiempo, los pesticidas se volvieron más específicos y, por lo tanto, desafortunadamente, también más tóxicos para los ‘organismos no objetivo’, como los polinizadores y los invertebrados acuáticos”.

“Los cultivos transgénicos se introdujeron con el argumento de que reducirían la dependencia de la agricultura de los pesticidas químicos. Obviamente, esto no es cierto si nos fijamos en los niveles de toxicidad”, explicó Schulz.

El estudio, publicado en la revista Science, utilizó datos del gobierno de EEUU sobre el uso de pesticidas y el nivel de toxicidad de cada químico para dar una medida de la “toxicidad total aplicada”. Esto permitió evaluar los cambios a lo largo del tiempo. Observar únicamente la cantidad de pesticida aplicado da una imagen falsa, porque algunos son varios órdenes de magnitud más tóxicos que otros.

Mayor toxicidad para los insectos desde el año 2005

Descubrieron que el reemplazo de insecticidas organofosforados y carbamatos redujo la toxicidad total para mamíferos y aves en un factor de nueve. “En marcado contraste, la toxicidad total aplicada a los invertebrados ha aumentado notablemente desde aproximadamente 2005”, dijeron, a pesar de que la cantidad de insecticida aplicado disminuyó en un 40%.

Esto se debió a que los reemplazos de piretroides y neonicotinoides son más tóxicos para los polinizadores y los invertebrados acuáticos. El daño a las abejas ha llevado a la UE a prohibir el uso de algunos neonicotinoides en exteriores.

Los científicos dijeron que el impacto en los insectos podría tener efectos en cadena sobre otros animales, como las aves que dependen de ellos para alimentarse, como se indica en un estudio de los Países Bajos realizado en 2014. También dijeron que la falta de datos públicos sobre pesticidas en muchos lugares “potencialmente enmascara un impulsor crucial de la disminución de la biodiversidad global”.

Inadecuado sistema de monitoreo

“Cuanto más sepamos acerca de los problemas, mejor, por lo tanto, yo llamaría a nuestro estudio una buena noticia”, dijo Schulz. “Entonces, obviamente, es un debate político y social sobre qué tipo de efectos queremos que los pesticidas tengan o no”.

Josie Cohen, de Pesticide Action Network UK, dijo: “Algunos insecticidas neonicotinoides son 10,000 veces más tóxicos que el DDT, el insecticida más notorio de la historia. El gobierno del Reino Unido necesita cumplir urgentemente su promesa de mejorar el lamentablemente inadecuado sistema de monitoreo actual de plaguicidas yendo más allá de la simple medición de las consecuencias de los productos químicos”.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.