Ha sido identificada una forma nueva y segura para almacenar hidrógeno, que podría permitir su utilización en gran escala, presentada como una alternativa libre de carbono para la gasolina, informó el canal de televisión chino NTD.

La empresa británica, Cella Energy, desarrolló un método que captura el gas en microesferas de plástico que se comportan como líquidos, facilitando el transporte y almacenamiento del combustible.

Resolviendo el problema

La opinión unánime es que el hidrógeno es una de las mejores alternativas a los combustibles del futuro, pero nunca hubo un consenso sobre cómo usarlo; cuestiones como el transporte y almacenamiento de gas, que deben mantenerse bajo la presión alta o bajas temperaturas, han limitado su diseminación en casi todos los medios habituales de la sociedad.

Pero la compañía Cella Energy cree haber resuelto el problema con su método pionero de almacenamiento, que según sus desarrolladores, requiere pequeñas modificaciones a los coches y las estaciones de gasolina, para que sea utilizado.

Investigación secreta

La compañía durante cuatro años de investigación secreta, que se hizo en el famoso Laboratorio Rutherford Appleton, ha creado un método patentado, donde se captura el hidrógeno en las partículas micro o nano y se comporta como un líquido.

«Al ser un líquido, podría utilizar algunas de las infraestructuras existentes para la gasolina que usamos hoy en día. Por lo tanto, puede utilizar barcos para transportar el material en todo el mundo. Desde los puestos destinados la puede bombear hasta los vehículos de los clientes, el mismo tipo de experiencia que tenemos hoy con nuestros carros», dijo el investigador jefe de Cella Energy, Stephen Bennington a Reuters.

Reciclaje de combustible

El proceso de creación utiliza el combustible de nano-estructuración: se crean micro fibras de hidruros que absorben el hidrógeno como una esponja, lo que resulta en una especie de papel absorbente. Estos complejos hidruros son capturados en microesferas de plástico, estables y lo suficientemente seguras como para permitir que el hidrógeno sea manipulado en el aire y se vierta en el tanque.

«En el carro, habrá dos inyectores. Uno que ponga nuevas microesferas y que se llevará a las microesferas viejas para que sean recicladas, para que así el hidrógeno se vuelva añadir en ellas», predijo Bennington.

Fuente: La Gran Época, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.