La confirmación de los problemas en la central japonesa de Fukushima ha dado nuevos argumentos a la organización ecologista Greenpeace, una de las más constantes detractoras de este tipo de energía.

«Han fallado las medidas de protección física que supuestamente deberían haber aislado la radiactividad del medio ambiente», afirma la ONG en un comunicado.

«Cualquier cantidad de radiación es un riesgo»

En declaraciones remitidas a los medios de comunicación, el director de la campaña contra las plantas nucleares de la organización, Jan Beranek, afirma: «Cualquier cantidad de radiación que se libere a la atmósfera pone en riesgo la salud de las personas de la zona, la salud pública y el medio ambiente».

«Tanto en el caso de que se haya producido una fuga en la central nuclear de Fukushima, como si se ha forzado deliberadamente el escape, el hecho de que se hayan vertido a la atmósfera gases contaminados radiactivamente procedentes del reactor implica que han fallado claramente las medidas de protección física diseñadas para aislar la radiactividad del medio ambiente».


Innecesarias las plantas nucleares

«La industria nuclear nos dice que accidentes como este no pueden pasar con reactores modernos, pero hoy Japón está en medio de una crisis de consecuencias potencialmente devastadoras por culpa de la energía nuclear», ha añadido Beranek.

La organización aprovecha para pedir el cierre de todas las centrales. Greenpeace afirma que las plantas nucleares aportan el 29% de la energía que consume Japón, y remite a un informe en el que se indica que el país puede sustituirlas por otras fuentes.

Fuente: Diario El País, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.